martes, febrero 27

s/t

Al chico postrado en cama de enfermedad terminal
Finalmente interminable
Le dolia sentarse a contemplar tus piernas largas e interminables.
A las casas de adode y eucalipto
Las canciones de las ratas las llenan de sombras chinas y mofetas
Y el chico de las manos agujereadas
Del pecho vacío
Te abraza desde abajo.

No llores. No hay cura.
Aunque es solo un cigarrillo tras el humo blanco
También se le peude considerar incendio.

P. Salinas

No quiero que te vayas dolor, última forma del amar.

martes, febrero 20

s/t

Tengo miedo.

Siento debajo de mi piel como se quiebran
Mis huesos en una estampida
Que corre y corre a buscarse.

No, esta mal.
La figura es esa.
Pero decirlo es otra cosa.

Tengo miedo y llueven cardumenes
De mi corazon...
Tampoco.

Una piedra negra se ha clavado entre mis muelas
Y me duele el grito y la respiración.

Tengo miedo a cruzar la calle
Y no llegar, y perderme. O perderte.
Tanto más da.

martes, febrero 13

joaquin sabina - rosa de lima

martes, febrero 6

La Gavia

Amo la insensates de tus piernas,
El cloro de tu sangre que se acumula
En cada una de tus miradas.

Pero adios. La fuga suave, apoteosica.
El secuestrado paisaje de los amantes
Que se teinden a aplastar la hierva
Deroocha demasiada maldad para mi gusto.

lunes, febrero 5

s/t 1.1

PEQUEÑO ES NUESTRO REINO.
En él se acumulan silenciosos, bajo tu sola voz,
Los espejos las ropas los muebles ya usados,

Y cierto polvo;
Todo como si los rigierá tu álgebra casera.

No les importa mucho si duermes o recorres,
Despreocupada, entre las fronteras de quincha
Y de cielo abierto. Las cosas permanecen
Aguardando tu orden, contemplándote.

Rocío cubre tu cuerpo, tu vello ardiente de días de semana.
Del alba muda una corona besa tu cabeza
Virgen con leche e incienso.
Los perfumes sagrados de la niñez
Emergen de tu cuerpo en medio de la tormenta.

Qué felicidad tan triste llega a tocar nuestra puerta
A medio día, justo mientras dormimos.
Mientras descanso mi cayado en tus velos.

Incomprensible se les hace nuestro silencio propio,
Atemorizados en un rincón de nuestro reino.
Pequeño, casi corto. Y se amontonan las voces

Bajo la cornisa buscándote, pero no te encuentran
Porque te tengo distraída, secuestrada
En mi boca, en mi risa, en mi cara.

Deja que busquen, que se distraigan. No les mientas. Aquí
Adentro nada envejece nada hace sombra nada se guarda.

jueves, febrero 1

Kevin Johansen - Transporte


View My Stats

script LANGUAGE="JavaScript">