sábado, abril 29

Sobre dolores de muelas y otras pepas.

18 de octubre de 1996.
De: Subcomandante Insurgente Marcos. CCRI-CG del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Montañas del Sureste Mexicano, Chiapas.
México.


Don Sabina:

Yo sé que le parecerá extraño que le escriba, pero resulta que me duele la muela y, según acabo de leer, usted camina ahora por estas tierras que, mientras no acaben por venderlas también, siguen siendo mexicanas. Entonces pensé yo que, aprovechando que me duele la muela y que usted camina ahora bajo estos cielos, pudiera yo escribirle y saludarlo e invitarlo a echarse un "palomazo" con el Sup (a larga distancia, se entiende). ¿Qué dice usted? ¿Cómo? ¿Que qué tiene que ver el dolor de muelas con el "palomazo"? Bueno, tiene usted razón, debo explicarle entonces la muy extraña relación entre el dolor de muelas, el que usted camine por estas tierras, la larga distancia y una muchacha. No, no se sorprenda usted de que ahora haya aparecido una muchacha. Siempre aparece una, vos lo sabés Sabina.

Bien, resulta que cuando yo pasaba por esa etapa difícil en que uno descubre que ya no es más un niño y tampoco alcanza a ser un hombre (esa etapa, vos lo sabés Sabina, en que las féminas se transmutan de molestas a interesantes y hay que ver la de problemas que esto provoca), conocí a un viejo que, sin que se lo pidiera, decidió que tenía que darme un consejo sobre esos seres incomprensibles pero tan amables que eran, y son, las mujeres.

"Mira muchacho "me dijo", la vida de un hombre no es más que la búsqueda de una mujer. Fijate que digo `una mujer y no `cualquier mujer. Y por `una mujer, muchacho, me estoy refiriendo a una de `única. El problema está en que el hombre siempre queda con la duda de si la mujer que encontró, si es que encuentra alguna, es esa `una mujer que estaba buscando. Yo ya estoy viejo y he descubierto una fórmula infalible para saber si la mujer que uno encontró es la `una mujer que estaba uno buscando..." (...) El viejo carraspeó y me confió: "Si tu le dices a una mujer que te duele una muela y ella, en lugar de mandarte al dentista o darte un analgésico, te abraza y deja que recuestes la mejilla en sus pechos, entonces, muchacho, esa mujer es la `una mujer que andabas buscando...".

Yo me quedé perplejo, pero como quiera tomé nota de la fórmula. A mí nunca se me había ocurrido que debía pasarme la vida buscando una mujer (...). A mí se me ocurrían cosas más concretas y factibles, como ser bombero, conquistar el mundo o construir un avión que se controlara solo con el pensamiento. Respecto a las mujeres, yo me tenía en muy alta estima y estaba más propenso a que esa "una mujer" me encontrara a mí, que a buscarla yo.

(...) A mí ni se me ocurrió que la fórmula estuviera mal. Así que achaqué mis primeros fracasos a la falta de autenticidad en mi dolor de muelas. Con clips y palillos, después de una paciente labor de meses, logré picarme dos muelas con tanto éxito que tuve que acompañar la estrategia con una fuerte dosis de antibióticos. Repetí la fórmula, ahora con la confianza de saberme auténtico, y los resultados siguieron siendo magros.

Así hubiera seguido adelante, acabando con mis muelas, si no es porque, ya adolescente, encontré a otro viejo que, cruel, me dijo: "Tu problema está en la cara. Más bien en tu nariz. A los feos, las muchachas no les hacen caso, a menos que sean cantantes". "¿Cantantes?" Bueno, esta nueva fórmula les daría reposo a mis muelas (que por lo demás ya estaban definitivamente destrozadas)... Claro que el problema entonces era saber qué se necesitaba para ser cantante (...). Después, escuchando canciones, me di cuenta de que el problema era mayor, ya que una cosa era ser "cantante" y otra más difícil era ser "cantautor" o "canta-autor" (vos lo sabés Sabina). Entonces hice trampa, es decir, escribí algunos poemas (o como se llamara lo que escribía) y dejaba siempre pendiente la música.

(...)Resulta que (vos lo sabés, Sabina) hay ahora una muchacha que está demasiado lejos y entonces pensé que usted, Don Sabina, podría echarme una mano y una tonadita (mire que no es lo mismo pero pudiera ser igual). Y usted podría echarme una mano si me permitiera tutearlo y, cómplice como ha sido antes sin saberlo, fingiera usted que nos conocemos desde hace mucho tiempo y que, por tanto, es perfectamente natural que usted reciba una carta del Sup redactada en los siguientes términos: "Sabina (sí, ya sé que te desconcierta este inicial e irreverente tuteo, pero tú compórtate como si tal cosa): He trabajado arduamente en los últimos días en la letra que me encargaste para tu nueva canción (~­Vamos, quita ya esa cara de espanto! Ya sé que no me has encargado ninguna letra para ninguna canción, pero sígueme la corriente para despistar al enemigo) pero ha sido inútil. No me sale nada original.

Así las cosas, busqué en el cofre del pirata y solo encontré un viejo y mohoso poema, que no es tan viejo y tal vez ni a poema llegue, que te puede servir si le das un poco de aliño. Es ideal para ponerle música y escalar con velocidad el "hit parade" internacional (no me preguntes si para arriba o para abajo), pero tú ya sabes que a nosotros los artistas (sigue fingiendo demencia, no denotes la menor sorpresa) no nos importa la fama (bueno, no mucho).

En este caso particular, a mí solo me interesa una muchacha que está demasiado lejos para que pueda yo musitarle al oído este poema y arrancarle así, vos lo sabés Sabina, una sonrisa o una lágrima (...). El poema dice, más o menos, así: "Como si llegaran a buen puerto/ mis ansias,/ como si hubiera donde/ hacerse fuerte,/ como si hubiera por fin/ destino para mis pasos,/ como si encontrara/ mi verdad primera,/ como traerse al hoy/ cada mañana,/ como un suspiro/ profundo y quedo,/ como un dolor de muelas/ aliviado,/ como lo imposible/ por fin hecho,/ como si alguien/ de veras me quisiera,/ como si, al fin,/ un buen poema me saliera./ Llegar a ti." La tonadita puede ir más o menos así: tara-tarara-tararira-etcétera, vos lo sabés Sabina. El título de la canción podría ser "Canción para una muchacha que está demasiado lejos", o "Un dolor de muelas para ella", o "Un dolor de muelas, Sabina, la larga distancia, una muchacha y el Sup". En fin, ya se te ocurrirá algo. El crédito puede ser "Letra: el Sup. Música: Joaquín Sabina", o "Letra y música: Joaquín Sabina (a petición del Sup)" o como quieras.

Vale. Salud y ojalá ella entienda.

El Sup." Esa podría ser la carta que usted recibiera y aceptara, Don Sabina.

Y todo esto viene a cuento porque estaba yo solo, con mi dolor de muela y leyendo que usted camina por estas tierras. Entonces pensaba yo que usted, tal vez, estaría de buen humor y magnánimo y que podría contarle yo la historia de los dolores de muelas, mi frustrada carrera como cantautor y una muchacha que está demasiado lejos (...).

Vale. Salud y ya sabe usted, si le sobran por ahí un analgésico o una tonadita, no dude en mandármelos. Ambas cosas se agradecen en este asfixiado pecho que le escribe...

Desde las montañas del sureste mexicano.

México, octubre de 1996

Subcomandante Insurgente Marcos.

Contestacíón:

"Querido subcomandante, mal y tarde, aquí te adelanto la letra de la canción que saldrá en el febrero. Con ganas de verte pronto. Todos los abrazos,
Joaquín Sabina.

"Al Subcomandante Marcos"

"¿Dónde encontrar una excusa para tan terca mudez? Sucede que, cada vez con mayor saña, las musas se vengan de quien abusa del ripio y el do, re, mi. Qué puedo contarte a ti, que no sepas de memoria, si andas cambiando la historia con la tinta y el fusil."

"Bastaría con que en las actas chiapanecas del dolor, conste que mi corazón es una ciencia inexacta, que a regañadientes pacta, con la razón militante. Ojalá, subcomandante, al cabo de este pregón merezca tu absolución, este afónico cantante".

"Pero, elige con cuidado a quién diriges tus cartas, porque hay leyendas que infartan al ánimo más templado".

"¿Cómo puede merecer corresponsal tan bragado quien desde el mejor hotel de Cancún o de Sevilla oye hablar de la guerrilla como quien oye llover? Y, sin embargo excluido de partidos y banderas, me conmueve tu manera de no darte por vencido, de disputarle al olvido la hoguera del porvenir, de desempolvar la crin del caballo de Zapata, de matar a los que matan, de enseñarnos a vivir".

"Me encargaste una canción y por décimas te salgo, hace meses que cabalgo sobre la contradicción de restaurar la emoción, en tiempos tan iscariotes, con la mano en el escote del verso a la antigua usanza. Así hablaba Sancho Panza con mi señor Don Quijote. Por lo demás, cuídate, cuando vengan por las malas, que no te rocen las balas, que no te falte papel, ni frijoles, ni mujer, que la virgen lacandona te esconda bajo su lona. Te lo pide un gachupín que se despierta en Madrid soñando con tu persona".

CRONICASMOVILES

CRONICASMOVILES

miércoles, abril 26

Poema

viernes, abril 21

Para hablar con los muertos

Poética de la memoria; Trakl, Heidegger, Teillier
Adolfo Vásquez Rocca




Para hablar con los muertos
hay que elegir palabras
que ellos reconozcan tan fácilmente
como sus manos
reconocían el pelaje de sus perros en la oscuridad.
Palabras claras y tranquilas
como el agua del torrente domesticada en la copa
o las sillas ordenadas por la madre
después que se han ido los invitados.
Palabras que la noche acoja
como los pantanos a los fuegos fatuos.
Para hablar con los muertos
hay que saber esperar:
ellos son miedosos
como los primeros pasos de un niño.
Pero si tenemos paciencia
un día nos responderán
con una hoja de álamo atrapada por un espejo roto,
con una llama de súbito reanimada en la chimenea
con un regreso oscuro de pájaros
frente a la mirada de una muchacha
que aguarda inmóvil en un umbral.

Jorge Teillier


La poesía como nostalgia

La poesía de Georg Trakl, de estilo abrupto y violento, poseía una rara densidad, en ella se une la nostalgia de la ternura y el presentimiento del fin del mundo. Sus premoniciones de desolación no podían ser comprendidas por sus coetáneos, confiados todavía en las apariencias del esplendor finisecular. Tampoco se podía comprender la videncia del poeta ruso Andrés Biely, el que escribía en 1921: "El mundo volará / por el estallido de una Bomba Atómica / en gavillas de electrones. / Descarnada hecatombe!". En Trakl aparece un mundo de nostalgia y decadencia. Ya en 1917 Rilke escribía: "la poesía de Trakl es para mí el más conmovedor de los lamentos ante un mundo imperfecto".

La de Trakl es una poesía que alude con melancolía a la casa de sus antepasados; a su ciudad natal, al paisaje de la comarca. Allí aparece un mundo de nostalgia y decadencia, propio de una ciudad que durante la Edad Media había tenido un gran esplendor, y que vivía de un pasado irrecuperable. Por oposición a la ciudad, Trakl se vuelve a la naturaleza, a la que ve exenta de la culpa de la caída (1).

Así la ciudad de Trakl es imagen de la decadencia del mundo occidental que está relacionado con la figura poética del forastero, el solitario, el apátrida, cuya culpa radica sólo en el hecho, por lo demás inevitable, de existir en este mundo donde sólo habitan exiliados.

En contraposición a este tipo de nostalgia, la obra del poeta Jorge Teillier -el fundador de la tendencia conocida como poesía lárica, giro que denomina un tipo de escritura que pone énfasis al recuerdo del "paraíso perdido" de la edad primigenia, en la tierra ancestral, indagando los orígenes primordiales del ser humano- hace alusión constante al terruño, a la infancia, al hogar y al paisaje rural, pero como el lugar idílico al qué volveremos, de allí su particular nostalgia, la nostalgia del futuro. La forma de representación del mundo lárico es, en Teillier, el idilio, que se despliega como representación estática de una particular forma de vida -donde los habitantes de la aldea establecen relaciones de cooperación, correspondencia y armonía consigo mismo, con la colectividad y la naturaleza. Una unidad de vida y paisaje preservada sólo por el poeta, por el guardián del mito.

Ahora bien, como señala la investigadora Carolyne Wright en "In Order to Talk with the Dead: Selected Poems of Jorge Teillier" (2) a diferencia de otros poetas latinoamericanos, en la obra de Jorge Teillier hay una curiosa e interesante ausencia de tópicos políticos. La violencia sobre el históricamente (re)fundado mundo de La Frontera - los conflictos con las comunidades indígenas que habitaban esas tierras y que fueron relegadas a territorios marginales, sintomáticamente llamados reducciones, de manera análoga a la reducción de los restos humanos en las tumbas, para hacer lugar a otros- no aparece en la poesía de Teillier. Esta ausencia no puede atribuirse a un descuido del poeta - que era profesor y gran estudioso de la historia- ,sino a una condición poéticamente necesaria para hacer posible y verosímil el ensueño de una comunidad en que estén conciliados la naturaleza y la cultura, el pasado y el presente, el hombre y su prójimo.

También la poesía de Trakl alude profusamente a la melancólica casa de sus padres, donde era un niño que al claro de luna salía a dar de comer a las ratas. El paisaje decadente del otoño, la infancia, la muerte, serán los grandes temas de su poesía.

Trakl, se sabe, fue un alumno mediocre, y al llegar la adolescencia se tornó poco sociable, hablaba corrientemente del suicidio y se aficionó al uso de las drogas. Algunos de sus biógrafos sugieren que pudo aficionarse a éstas por influencia de su madre, la cual era opiómana.

Probablemente estudió farmacia a fin de tener un más fácil acceso a las drogas. Estudió dos años en la Universidad de Viena y de este entonces parece datar su repulsión a las grandes ciudades.

En 1953, en su estudio sobre Georg Trakl, Martin Heidegger lo llama "poeta del occidente aún oculto, de una nueva generación renegada que sucederá a la actual" (3), considerándolo el sucesor de Hölderlin. En su análisis de Trakl, Heidegger señala que el destino histórico de occidente es también el destino del linaje humano. Para Heidegger, es el habla la que habla a través de nosotros. Habría un recíproco destino entre humanidad y lenguaje. Es allí donde la noción de lugar es también la de reunión. Pues tanto como existe en lo humano una extrañeza del mundo, existe en el mundo una extrañeza del hombre, del cual el lenguaje guardaría un residuo inasible.

Heidegger, en este texto, vuelve la mirada a un idílico estado preindustrial, mirada que se corresponde con la sensibilidad neorromántica de los poetas láricos como Trakl, quienes están constantemente intentando regresar a la aldea -al pueblo natal- como muestra de rechazo (velado o inconsciente) de la ciudad moderna, creando un mundo imaginario en el cual declara verdaderamente habitar, y en donde se da el verdadero arraigo, la vuelta al mundo de la infancia y la confianza en la memoria y la leyenda. La memoria como dimensión del inconsciente de la modernidad, el momento en que acontecimiento y experiencia se singularizan en un momento único y a la vez fundante.

En la obra de Heidegger se está constantemente buscando retornar al origen, ya sea por el camino hermenéutico, ya por las señales de ruta dejadas en el devenir etimológico de las palabras o mediante la reconstrucción de sentidos primigenios a través de ejemplos tomados de una vida de aldea, en la cual se puede percibir una gran nostalgia, la misma que él -Heidegger -reconoce en la poesía de Trakl. Una nostalgia por aquel mundo del orden inmemorial de las aldeas y de los campos, en donde siempre se produce la misma segura rotación de las siembras y las cosechas, de sepultación y resurrección, tan similares a la gestación de los dioses propios de la poesía de Hölderlin. En las obras de Heidegger vemos las cosas dotadas de vida, las cosas vividas, el trato con las cosas cotidianas, con las cosas admitidas en nuestra confianza, esto es lo que Heidegger entenderá como el ser de lo útil.

Poesía, naturaleza e historicidad

Los poetas son fundadores del ser; son, por lo mismo, los depositarios de los mitos fundacionales de un linaje, de una familia y más tarde de un pueblo, son los únicos capaces de revelarnos el origen y la esencia en cuya pérdida andamos arrojados en una existencia que nos vela su manifestación. La poesía es el nombrar fundacional del ser y de la esencia de todas las cosas, un decir por el cual sale a lo abierto por primera vez todo aquello con lo cual luego tratamos en el lenguaje cotidiano. Por eso la poesía nunca toma el lenguaje como una materia prima preexistente, sino que es la poesía misma la que posibilita el lenguaje (4). La poesía es fundación del ser por la palabra. La poesía es el lenguaje prístino de un pueblo histórico. Un pueblo al que el poeta, como sobreviviente de un paraíso perdido, quisiera regresar, como testigo visionario -hoy forzosamente marginal- de esa edad dorada de lo humano. El mundo del verdadero arraigo, donde "la jornada de trabajo en el molino y el lugar de residencia del campesino reciben el saludo (…) Donde el molino prepara el grano que sirve para la preparación del pan" (5). En atención al pan piensa el poeta en ese lugar de trabajo; el lugar del trato cotidiano con las cosas, donde acontece el cuidado de lo humano.

Es así como el dominio de la poesía es el de las palabras fundacionales de lo humano, palabras que preservan una forma de vida. La poesía es, pues, una ocupación. Su labor, como guardiana del mito, es instalar constantemente al hombre en su origen, en su pertenencia a la tierra, entendida ésta como la provincia, en oposición a la vida de la urbe, donde con el advenimiento de la técnica ha acontecido el oscurecimiento del ser (Ge-stell).

Ese ver la tierra como el lugar del origen, primer y último reducto de la lucidez, implica una reverencia religiosa ante el mundo, un temblor, una sensación de -para decirlo con Rudolf Otto, que ejerció cierta influencia sobre Heidegger- estar bajo la dependencia absoluta de lo sagrado.

Aquí pues, la tierra es entendida como aprendizaje. Aprendizaje que tiene lugar en el trato con las cosas mismas en su cotidianidad y el mundo es comprendido como la resolución de la "intimidad". La intimidad se resuelve en el lenguaje, en el lenguaje sentido a la vez como amenaza y como inocencia. La amenaza a través de la posibilidad del ocultamiento (pseudos); la inocencia, a su vez, como la descuidada apertura al natural transcurrir de los días corrientes, en el uso del mundo del lenguaje, y de las palabras como instrumentos. Ese particular arraigo y sentido de pertenencia hace del hombre un ser histórico. "El hombre -como dirá Ortega (6)- no tiene naturaleza sino que tiene historia". El hombre es lo que conserva en sí, lo que acumula. "El hombre tiene la edad de su primer recuerdo" (7). El hombre es quien hace que dentro de él, eso que fue, siga siendo en la forma de haberlo sido (8).

El habla es pues, un acontecer que funda, que coloca un mundo, que "pone" el ser del hombre. Este ser, es un ser dialogante, un ser que porta la existencia como diálogo porque éste es la unidad del ser histórico, que reúne lo que permanece con lo que se ha ido (9). Existir en el tiempo es pues sentir nostalgia; una gran nostalgia, no sólo del pasado sino también del futuro. Es así como el poeta no es el que escribe poesía, sino el que habita poéticamente el mundo. El morar fundante del poeta consagra un modo de vida ya ido, pero que el reproduce y recrea constantemente, todo esto en la esperanza de que algún día seremos leyenda (10).




1. TEILLIER, Jorge, "Georg Trakl, el profeta de occidente", En El Mercurio, Santiago (11.02.1962), p.12.
2. Carolyne Wright, In order to talk with the Dead, -Para hablar con los muertos- University of Texas Press, 1993
3. HEIDEGGER, Martín, Interpretaciones de la poesía de Hölderlin, Barcelona, Ariel, 1983.
4. HEIDEGGER, M., Interpretaciones sobre la Poesía de Hölderlin, Ed. Ariel, S. A., Barcelona, 1983,p. 63.
5. HÖLDERLIN, Recuerdo, Poema (IV, 61 ss.), aparecido por primera vez en el Almanaque de las Musas de Seckendorft, el año 1808.
6. ORTEGA Y GASSET, Historia como sistema, VI, p. 40, Revista de Occidente, Madrid, 1958.
7. BARQUERO, Efraín, En artículo "Los Poetas de los Lares" escrito por Teillier y Compilado por Ed. Sudamericana como "Jorge Teillier, Prosa", Santiago, 2001.
8. Aquí, ante el peligro de concebir al hombre como un ser constituido fundamentalmente de pasado - "el hombre es lo que ha sido"-, cabe aclarar que en el marco de la concepción existencialista, tanto de Ortega como de Sartre, el hombre aparece también como proyecto y porvenir. En este sentido son clarificadoras las afirmaciones de Sartre en El Ser y la Nada, "Soy el ser por el que el pasado viene al mundo, pues para que 'tengamos' un pasado es preciso que lo mantengamos en la existencia gracias a nuestro proyecto hacia el futuro" (L'etre et le néat, p. 580), de modo que es el futuro el que decide si el pasado esta vivo o muerto.
9. Aquí queda abierta otra reflexión, la de los "no lugares" y su relación con la absoluta simultaneidad -lo que en otro apartado llamo La era de la llegada generalizada-. Al respecto cabe decir, de manera sucinta (dado que el paso de lo real a lo virtual nos sitúa en otro imaginario), que "en la realidad virtual, la transparencia absoluta converge con la absoluta simultaneidad. Esta instantaneidad de todas las cosas en la información global es lo que -con Baudrillard -llama 'tiempo real'. El tiempo real puede verse como el Crimen Perfecto (Baudrillard, J. Barcelona 2000) cometido contra el mismo tiempo: porque con la ubicuidad y la disponibilidad instantánea de la totalidad de la información, el tiempo alcanza su punto de perfección, que es también su punto de desaparición." Y, esto por supuesto, porque un tiempo perfecto no tiene memoria ni futuro.
BAUDRILLARD, Jean, La Ilusión Vital, Pág. 57, Ed. Siglo veintiuno, Madrid, 2002.
10. TELLIER, J. "Noreste"(Periódico de poesía, Santiago, 1989):'Tener nostalgia es tener patria en el tiempo'.





Adolfo Vásquez Rocca.
Viña del Mar, Chile. 1965.
Doctor en Filosofía por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Postgrado Universidad Complutense de Madrid, Departamento de Filosofía IV, Estética y Pensamiento Contemporáneo.
Ha escrito y publicado diversos ensayos en arte y filosofía.


http://www.smartitsolutions.biz/al_margen/6-3-hn2.html

barrunto

barrunto

El Humalismo y la educación, por Constantino Carvallo

Quizá no sea muy correcto escribir estas líneas. Después de todo el señor Daniel Abugattás, como otros personajes de nuestra política, aceptó gentilmente la invitación para dialogar con los alumnos del colegio sobre los proyectos de su partido si llegase al gobierno. Era pues un invitado, un huésped, y es poco elegante comentar las que fueron sus palabras ante un auditorio infantil atento. Pero es que no salgo de mi asombro. Y tal vez escribirlo me ayude a exorcizarlo.

Me ha parecido estar con ese padre que todos tememos y odiamos porque pretende educarnos a su imagen y semejanza. Ese que nos amenaza, si no le hacemos caso, con enviarnos al colegio militar. Y esa es una conclusión adecuada de su prédica. Para Abugattás la nación es una familia compuesta por unos hijos malcriados y desobedientes a los que hay que reeducar. ¿Cuál es el mal de nuestros jóvenes? Por un lado, discúlpenme la palabra pero escribiré como él habla, el hueveo. ¿Qué hacen los chicos en los pueblos jóvenes y en las provincias? Meterse al Internet, perder el tiempo chateando y conversando nimiedades con sus pares electrónicos. Los demás, los privilegiados, como para él era el auditorio que lo escuchaba, viven superficialidades, frivolidades y no piensan en los compatriotas que no tienen agua para sus necesidades primarias. ¿Cuál es la solución a todo esto? Dos, una fundamental: el servicio militar obligatorio (al que por cierto él no asistió). La otra, el servicio civil obligatorio para los que sí van a la universidad.

La advertencia está clara: o estudias o te vas al cuartel, eso sostuvo sin rubor. ¿Que cuál es la virtud pedagógica de vivir en cuadras y comer rancho? Lo dice muy simple: el ejército nos hace hombres. No es la homosexualidad y su erotismo pervertido lo único que les molesta, es la mariconada de andar haciendo nada, divirtiéndose, escuchando o haciendo música, conversando de nada sustantivo con los amigos del Internet. La vida espartana, ese ejercicio constante, despertarnos a las 5 de la mañana, correr gritando consignas rimadas, abrirles la panza a unos perros colgados, he aquí la didáctica magna, el método ideal para construir la personalidad superior.

Una más: basta de obesidad ( así lo dijo). ¿Qué es eso de estos cuerpos mofletudos, apáticos, adiposos? Ellos expresan el culto al ocio, a la inactividad. Se terminarán estas obscenidades con el comandante Humala porque él impondrá el horario escolar hasta las cinco de la tarde de modo que sea posible todos los días botar el bofe sudando en el curso favorito de Abuggatás: la educación física (que por supuesto es reeducación moral).

Seguramente acabará también con esos signos exteriores de la frivolidad, como el pelo largo, los aretes, las zapatillas nike. Es el padre severo imponiendo las reglas que evitarán que los hijos caigan en la molicie, la indolencia, la irresponsabilidad. Y en el alcohol y el rocanrol o el reggaetón.

La verdad es que no había escuchado nada más intolerante en materia de educación desde los tiempos del papá de Kafka. Burlón, ganador, se despidió de los jóvenes absortos diciéndoles: hasta luego, nos vemos en el servicio militar.

Hay en el ex vocero del humalismo una confusión sobre el verdadero rol del estado y sobre los derechos elementales del ciudadano. Lo que los filósofos morales llaman la "vida buena", aquello que consideramos nuestras condiciones para alcanzar la felicidad, pertenece al dominio exclusivo de los individuos. El estado no puede, ni siquiera Hobbes lo imagina, decirnos que no debemos tragar cuanto queramos o que no nos pasemos la vida tirados en la cama rascándonos el pulgar. No es su jurisdicción. Ni siquiera puede obligarme a ser solidario o a preocuparme por los demás. Mi gordura, mi flojera, mi frivolidad e incluso mis pensamientos asesinos, no son materia del código civil. Cuando el estado nos dice cómo debemos obtener la felicidad, cómo debemos de vivir; cuando el jefe supremo (el führer) decide que no somos todavía hombres hasta que nos imponga su voluntad, la peor forma de fascismo se ha instalado entre nosotros.

Me pregunto qué hace un declarado socialista como Edmundo Murrugarra prestando su rostro y su trayectoria para un proyecto educativo semejante. Quizá no tengan nada claro y se trata simplemente del supuesto arrogante de una persona que pretende, desde el poder, gozar mirándonos vivir como no vive él.

miércoles, abril 19

BLANCA NIEVES

BLANCA NIEVES

Exocet

Exocet
mas links

lunes, abril 17

LUZ Y PANORAMA DE LOS INSECTOS - Federico García Lorca

Poema de amor

La luna en el mar riela,
en la lona gime el viento
y alza en blando movimiento
olas de plata y azul
Espronceda

Mi corazón tendría la forma de un zapato
si cada aldea tuviera una sirena.
Pero la noche es interminable cuando se apoya en los enfermos
y barcos que buscan ser mirados para poder hundirse tranquilos.

Si el aire sopla blandamente
mi corazón tiene la forma de una niña.
Si el aire se niega a salir de los cañaverales
mi corazón tiene la forma de una milenaria boñiga de toro.

Bogar, bogar, bogar, bogar,
hacia el batallón de puntas desiguales,
hacia un paisaje de acechos pulverizados.
Noche igual de la nieve, de los sistemas suspendidos.
Y la luna.
¡La luna!
Pero no la luna.
La raposa de las tabernas,
el gallo japonés que se comió los ojos,
las hierbas masticadas.

No nos salvan las solitarias en los vidrios,
ni los herbolarios donde el metafísico
encuentra las otras vertientes del cielo.
Son mentira las formas. Sólo existe
el círculo de bocas del oxígeno.
Y la luna.
Pero no la luna.
Los insectos,
los muertos diminutos por las riberas,
dolor en longitud,
yodo en un punto,
las muchedumbres en el alfiler,
el desnudo que amasa la sangre de todos,
y mi amor que no es un caballo ni una quemadura,
criatura de pecho devorado.
¡Mi amor!

Ya cantan, gritan, gimen: Rostro. ¡Tu rostro! Rostro.
Las manzanas son unas,
las dalias son idénticas,
la luz tiene un sabor de metal acabado
y el campo de todo un lustro cabrá en la mejilla de la moneda.
Pero tu rostro cubre los cielos del banquete.
¡Ya cantan!, ¡gritan!, ¡gimen!,
¡cubren! ;trepan! ¡espantan!

Es necesario caminar, ¡de prisa!, por las ondas, por las ramas,
por las calles deshabitadas de la edad media que bajan al río,
por las tiendas de las pieles donde suena un cuerno de vaca herida,
por las escalas, ¡sin miedo! por las escalas.
Hay un hombre descolorido que se está bañando en el mar;
es tan tierno que los reflectores le comieron jugando el corazón.
Y en el Perú viven mil mujeres, ¡oh insectos!, que noche y día
hacen nocturnos y desfiles entrecruzando sus propias venas.

Un diminuto guante corrosivo me detiene. ¡Basta!
En mi pañuelo he sentido el tris
de la primera vena que se rompe.

Cuida tus pies, amor mío, ¡tus manos!,
ya que yo tengo que entregar mi rostro,
mi rostro, ¡mi rostro!, ¡ay, mi comido rostro!

Este fuego casto para mi deseo,
esta confusión por anhelo de equilibrio,
este inocente dolor de pólvora en mis ojos,
aliviará la angustia de otro corazón
devorado por las nebulosas.

No nos salva la gente de las zapaterías,
ni los paisajes que se hacen música al encontrar las llaves oxidadas.
Son mentira los aires. Sólo existe
una cunita en el desván
que recuerda todas las cosas.
Y la luna.
Pero no la luna.
Los insectos,
los insectos solos.
crepitantes, mordientes. estremecidos, agrupados,
y la luna
con un guante de humo sentada en la puerta de sus derribos.
¡¡La luna!!

New York. 4 de enero de 1930

Teatro para locos

http://teatromagicosoloparalocos.blogspirit.com/

NO QUISIERA QUE LLOVIERA - Peri Rossi




No quisiera que lloviera
te lo juro
que lloviera en esta ciudad
sin ti
y escuchar los ruidos del agua
al bajar
y pensar que allí donde estás viviendo
sin mí
llueve sobre la misma ciudad
Quizá tengas el cabello mojado
el teléfono a mano
que no usas
para llamarme
para decirme
esta noche te amo
me inundan los recuerdos de ti
discúlpame,
la literatura me mató
pero te le parecías tanto.

"Diáspora" 1976

literatura peruana

http://www.coh.arizona.edu/spanish/gradstudents/LitePeru/Litepe.html

martes, abril 11

ComicPeru

ComicPeru

lunes, abril 10

Ballad of a Thin Man

Ballad of a Thin Man

anexos del utero

anexos del utero

El �tero de Marita

El �tero de Marita

MODESTO ERES TU

MODESTO ERES TU

Un candidato como... ¿todos?

¡MODESTO PRESIDENTE! Modesto Barrios ya es reconocido y aclamado en calles y mercados a pesar de no haber hecho oficial su candidatura. La gente reconoce su máxima virtud: la franqueza.
Por: Jorge Loayza.


Modesto Barrios es un candidato a la Presidencia de la República que no logró inscribirse en el Jurado Nacional de Elecciones porque su honestidad le impidió hacer una masiva falsificación de firmas. Sin embargo, eso no es óbice para que este personaje lance sus propuestas de gobierno que, estamos muy seguros, lo catapultarán como el outsider del 2011.




Harto de ver tanta propaganda electoral en las calles, perdido en medio de un bosque de carteles que le causaban una sensación de vértigo, y cansado de que todos los candidatos le mientan groseramente, Luis Arriarán juró que nunca se inscribiría en un partido político. Prefirió fundar su propia agrupación: Partido Honestidad Arrolladora (PHA), del cual es jefe y autodenominado candidato presidencial bajo un seudónimo tan popular como la chanfainita: Modesto Barrios Hässlich.

¡Habla, Modesto! le dice con sonrisa desdentada uno de sus sudorosos seguidores que lo recibe en el mercado de Surquillo. Es que este oxapampino de cincuenta y cuatro años, hijo de Justo Barrios Huamán y de la alemana Ingrid Hässlich von Müller, se gana el cariño y confianza rápidamente, a pesar de que por su rubia cabellera y ojos azules podría ser confundido con un despistado turista. "Con esta pinta nadie va a creer que soy un mentiroso", señala y la calle, a pesar de estas épocas de racismo cobrizo, le da la razón. "Si cuando comemos y morimos, todos somos iguales", justifica una señora desde su trono de reina del comercio ambulatorio.


Chapa al poder

La verdad es que el Partido Honestidad Arrolladora lo fundaron, como en la mayoría de organizaciones políticas nacionales, cuatro gatos, o cuatro amigos, uno de ellos –a la sazón– hijo del propio Modesto Barrios, y los otros tres grandes patas de este último. Y, para ser francos, desde un inicio todos sabían quién sería lanzado candidato. Por eso, ni siquiera perdieron el tiempo en elecciones internas, como lo han hecho las treinta agrupaciones que hoy quieren una tajadita del Congreso.

Su símbolo es la chapa, aunque no aclararon si es una insinuación de querer chapar el poder como sea. Pero lo que sí está claro en el PHA es un principio que los ha fanatizado y que linda con el fundamentalismo: la honestidad.

Modesto Barrios Hässlich no te miente. Si algún día llega a la presidencia va a robar, pero medido. Una de las primeras medidas será legalizar la coima en las licitaciones de las obras que mande a ejecutar el Estado. Sin embargo, esta solo podrá ser por un monto no mayor al 10% del monto total. Si se cobrara el 11% se consideraría delito y estaría penado. La idea no ha sido mal recibida. A algunos ciudadanos de a pie incluso les pareció original y sellaron su comentario con una frase harto conocida entre el electorado: "Que robe pero que haga obra".

Como reza uno de los afiches que ha pegado en varios puntos de la ciudad –"Al Perú nadie lo salva, nosotros tampoco"–, la enfermiza vocación por decir siempre la verdad a veces puede caer como un sablazo. Es por eso que, en su gobierno, se van a mantener los niveles de pobreza y corrupción.

–¿Qué lo diferencia de los otros candidatos?

–Que nunca voy a mentir.

–¿Por qué se lanza a la presidencia?

–Cuando notas que te están mintiendo escandalosamente, ofenden tu inteligencia. Esta es una forma de reacción: postulando. Y como nuestra realidad es tan singular, mucha gente ni siquiera nos conoce bien pero ya nos apoya, Mira hasta qué punto no diferencia una ironía de lo real que algunas propuestas de Modesto Barrios, como robar el 10% del monto de las obras públicas, les parece normal y hasta plausible. Por eso nuestro lema: "Haciendo obras ganamos todos. Ustedes y el PHA".

–Para hablar en serio, ¿cuál sería su primera medida de llegar al poder?

–Vamos a lo práctico. Desde hace años, el gobierno está tras la firma de un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos para crear empleo. Pero sabemos que para superar el alto índice de pobreza en el país necesitaremos varias décadas. Por eso proponemos firmar Tratados de Libre Tránsito (TLT) mediante los cuales el Estado financiará el trámite de visa, pasaporte y bolsa de viaje a todo peruano que quiera irse del país, previa firma de un contrato en el cual se compromete a no regresar dentro de diez años como mínimo, porque la cosa es que estén trabajando en otro país.

–¿No cree que se iría medio Perú?

–Esa es la idea: que se queden solo los que tienen trabajo. Así el gobierno ya no tendrá que preocuparse en desarrollar la industria o incrementar las exportaciones. La gente debe entender que el Estado peruano ya los educó y atendió sus necesidades básicas. El trabajo deben buscarlo en otro lugar.

–Un tema muy sensible en la opinión pública es el sueldo presidencial. ¿Cuánto quisiera ganar Modesto como primer mandatario?

–Las necesidades de Modesto son muy grandes, pero eso no debe preocupar a los ciudadanos porque mis ingresos no estarán en el monto de mi sueldo sino en lo que podría ganar por el 10% de corrupción.

–Otro tema que preocupa al peruano de hoy es el de la seguridad ciudadana, ¿tiene alguna propuesta?

–La Policía está contaminada por la corrupción y la población ya no tiene fe en ella. Nosotros institucionalizaríamos los linchamientos. En vez de un teniente gobernador va a haber un teniente linchador. Cada vez que haya un levantamiento se va a asegurar de que no lo maten y también llamará a la prensa y así los vecinos van a estar orgullosos de su accionar. Va a haber un premio al mejor linchador que ha defendido su barrio y un talk show con el linchamiento del mes.

–Una práctica que es moneda corriente en casi todo gobierno es el nepotismo, ¿va caer en ella?

–De hecho, por el momento ya tengo tres ministerios para mis familiares.

–¿Y si aparece una hija no reconocida?

–También entra al gobierno. Yo firmo todos mis goles.

–¿Qué haría con el Congreso?

–Lo traslado al Parque de las Leyendas para que los escolares visiten a los congresistas y vean cómo trabajan. Debo reconocer que mi partido solo tendría un congresista, el primo de mi esposa, Optimus Chafloque.

–El tema de la homosexualidad ha copado gran parte del debate electoral, ¿está de acuerdo con el matrimonio gay?

–Sí, pero me pregunto por qué los gays tienen que ser una minoría privilegiada. Conozco chicos que se quieren casar con sus padres o con sus mascotas. Hay que comprender que todos tienen derechos.

Frente a un grupo de ciudadanos, uno de ellos con mirada desorbitada, Modesto Barrios garantiza la honestidad del PHA. "Somos un partido joven, si tuviéramos mucho tiempo, ya hubiésemos aprendido todas las mañas". ¿Usted es peruano?, le pregunta otro ciudadano. "Peruano nacido en el Perú", responde ágil.

"Con mucho gusto votaré por usted, la honradez, verdad y trabajo es lo que te pido, que haya eso y nosotros ponemos el hombro. Si hemos arriesgado con tanto presidente hay que probar con otro", dice la veterana señora Alejandra Billinghurst, convencida en menos de un minuto. Modesto le da un tierno abrazo, mira hacia el horizonte y parece convencido de que algún día deberá ser presidente. Este redactor –eterno viciador de votos– piensa lo mismo.

El Perú sí tiene solución.

La verdad ante todo

Los miembros del PHA son tan honestos que no les interesa dar la cara como equipo ante la prensa. El proyecto surgió en noviembre cuando un grupo de jóvenes antropólogos y artistas plásticos formaron un partido político ficticio para hacer una parodia de cómo actúan en época electoral.

"Pero la crítica no solo es a los partidos sino también a nosotros, los electores, que nos dejamos engañar porque nos gusta la frase fácil, el giro contundente de una propuesta, el afiche vistoso y la ausencia de información sobre los programas del partido al cual tenemos simpatía", señala uno de los miembros del PHA desde la clandestinidad.

A pesar que pegaron afiches en algunos puntos de la ciudad, el PHA no se comprometió con ningún grupo de poder económico lo que le impidió una mayor difusión de sus propuestas. "Sin embargo, a través de nuestra página modestoerestu.blogspot.com hemos recibido muchas muestras de apoyo y el compromiso de votar por Modesto Barrios, lo que nos está convenciendo en presentarnos para el 2011", afirma uno de los asesores del candidato.

Las propuestas de Modesto

Institucionalizar los linchamientos porque la gente ya no confía en la Policía.

Legalizar la coima en las licitaciones de las obras por un monto no mayor al 10% del monto total.

Mantener los niveles históricos de pobreza y corrupción.

Firmar Tratados de Libre Tránsito (TLT) mediante los cuales el Estado financiará el trámite de visa, pasaporte y bolsa de viaje a todo peruano que quiera irse del país.

Trasladar el Congreso al Parque de las Leyendas para que los escolares visiten a los congresistas y vean cómo trabajan.

Aprobar no solo los matrimonios gay, sino cualquier tipo de matrimonio que se necesite: con mascotas, con los padres, en grupo, etcétera.

Escaramuza en Liliput


Mario Vargas Llosa, escritor
Cuando cumplió ochenta años, Fernando de Szyszlo, el mayor artista peruano vivo y el más conocido y prestigiado fuera del Perú, recibió sinnúmero de homenajes de sus compatriotas, que le reconocían toda una vida de entrega a la creación y de compromiso con la cultura en su país.




¿Qué ha ocurrido para que apenas ocho meses después decenas de pintores y escultores peruanos firmen manifiestos contra él y lo crucifiquen en entrevistas que a menudo disimulan apenas la hostilidad y la vindicta personal?


Pues ha pasado que los miembros de la directiva del Instituto de Arte Contemporáneo --proyecto privado en gestación-- hicieron saber que el futuro museo llevaría el nombre de Fernando de Szyszlo. Las acusaciones comprenden un vasto registro: vanidad, egolatría, conspiración de una elite oligárquica para privilegiar a 'su pintor', acto de menosprecio contra el resto de los artistas nacionales, y paro de contar. Un interesante episodio para reflexionar sobre el gran arte, la cultura de campanario y las pequeñeces humanas.


El Instituto de Arte Contemporáneo nació en los años cincuenta, por iniciativa de un grupo de aficionados al arte, sin el menor apoyo oficial, y gracias a él los peruanos pudieron conocer a buen número de artistas latinoamericanos y europeos que expusieron en su pequeña y cálida galería del jirón Ocoña, en el Centro de Lima. Yo la recuerdo bien, siempre pasaba por allí a echar un vistazo en mis años universitarios, cuando la dirigía Sebastián Salazar Bondy. El IAC fue la puerta de entrada de los movimientos y escuelas de vanguardia a ese país embotellado que era el Perú, culturalmente hablando. Por eso mismo, el IAC fue una de las víctimas de la dictadura militar del general Velasco Alvarado y debió cerrar sus puertas. Su valiosa pinacoteca solo ha podido ser parcialmente exhibida desde entonces.


Un pequeño grupo de entusiastas lleva años tratando de resucitarlo, haciendo toda clase de esfuerzos, para construir un local propio. Hay que decir que Szyszlo es una de las personas que más entusiasmo y tiempo ha dedicado a este empeño, que, por desgracia, ha tenido muy escaso apoyo de parte de las empresas e instituciones de la sociedad civil y, en lo que concierne al Estado, cuando no total indiferencia, franca hostilidad.


Hace algunos años el IAC realizó una subasta para reunir fondos, de pinturas y esculturas donadas por muchos artistas peruanos y extranjeros. Buen número de los objetores a que el museo lleve el nombre de Szyszlo alegan que ellos donaron obras para aquella subasta y que nunca recibieron información sobre la venta y la manera como se invirtió lo obtenido. En eso, sin duda, les asiste la razón y es necesario que los directivos del IAC suministren cuanto antes la explicación correspondiente. Tengo entendido que en aquella subasta se obtuvo algo más de 600 mil dólares y que con ese dinero se ha construido el esqueleto del futuro museo en un terreno que cedió para tal fin la municipalidad de Barranco. Pero, desde entonces, los directivos del IAC no han podido reunir el dinero que falta para terminar la obra, antes de que se cumpla el plazo en que se comprometieron a inaugurar el local.


Aquí mi historia se interrumpe, para contar otra historia (ambas se juntarán más tarde, como en las novelas) que comienza con el viaje de un importante economista. Estuvo en México y visitó el Museo Tamayo. En Venezuela y conoció el Museo dedicado a Soto. En Colombia lo deslumbró el dedicado a Botero. Y lo mismo le ocurrió en Quito con el de Guayasamín. Se preguntó entonces: "¿Por qué no existe un Museo Szyszlo en el Perú?". Apenas regresó a Lima, reunió a unos amigos y les propuso crear un patronato para reunir fondos destinados a la construcción de un museo que expusiera la obra del gran pintor peruano. La idea fue apoyada con entusiasmo. Hombres ejecutivos, asesorados por excelentes arquitectos, de inmediato buscaron y encontraron una antigua casa de Barranco apropiada para tal fin. Fernando de Szyszlo se enteró de todo esto sorprendido, pues nunca se le había pasado por la cabeza la idea de un museo dedicado a él. Y ofreció donar una importante muestra de su obra a la nueva institución.


Aquí entro yo en la historia, porque, conociendo mi vieja amistad con Szyszlo, los directivos del IAC me llamaron para pedirme que los ayudara en una gestión que acababa de ocurrírseles para salvar el proyecto del IAC, que, debido a la falta de recursos, podía colapsar: proponer a Szyszlo que, a su vez, propusiera a los empresarios que trabajaban en el proyecto del museo dedicado a su obra que fundieran ambas iniciativas en una sola y dedicaran todos los recursos a terminar el Museo de Arte Contemporáneo, el que, por ello mismo, llevaría el nombre del pintor al que querían homenajear.


Hago mea culpa: fui una de las personas que animó a Szyszlo a aceptar dicha propuesta, y él, que es un hombre generoso y que ama a su país, accedió, para que el Perú tuviera por fin un Museo de Arte Moderno. En estos días, leyendo los improperios que llueven sobre él, me digo una vez más que nadie sabe para quien trabaja: queriendo promover una iniciativa que favoreciera sobre todo a los artistas y aficionados al arte del Perú, terminamos llevando a un pintor que admiramos y queremos al paredón y facilitando a todos los que no le perdonan que sea un artista original y fecundo, que exponga tanto en el Perú y en el extranjero, y que sus cuadros enriquezcan tantos museos y colecciones particulares, un excelente pretexto para hacerle pagar caro su talento y su fama.


La envidia que el gigante despierta entre los pigmeos es perfectamente comprensible y, hasta cierto punto, legítima. ¿Cómo no odiarían a alguien que los hace conscientes de su propio fracaso, de su escaso vuelo, acaso de las injusticias que les cerraron a ellos las puertas y oportunidades de triunfar? Lo que nunca he acabado de entender es que la envidia haga presa también de quienes tienen talento y éxito. ¿Acaso el éxito de un artista impide el de otros? En el arte, como en la literatura, el éxito de un colega debe entusiasmarnos, porque un cuadro o un libro no es un producto manufacturado que al triunfar en el mercado derrota a sus competidores. Por el contrario: un objeto cultural crea adicción y aumenta el mercado, obra por la difusión y el éxito de los otros. Entre los firmantes de los manifiestos y diatribas contra Szyszlo hay artistas reconocidos internacionalmente, que gozan de prestigio y venden sus obras a altos precios a clientes que se las disputan. ¿Qué daño les ha hecho ese pintor que, más bien, los ha ayudado, permitiendo que la pintura peruana cruce las fronteras dentro de las que vivía confinada?


Tal vez la explicación esté en el dicho: "Pueblo pequeño, infierno grande". El Perú no es nada pequeño, su territorio es tres veces el de España y su población se va acercando a los treinta millones. Pero en el ámbito de la cultura es todavía Liliput. Y, los creadores de cualquier género viven aquí con un irremediable sentimiento de encierro y marginalidad, de asfixia, lo que exacerba las rivalidades, las guerras intestinas, los odios y emulaciones fratricidas. Y la permanente sospecha de que en este pequeño ámbito no hay espacio más que para uno solo, que si alguien tiene éxito desaparece a los demás. "Tener éxito" en un contexto así significa arrostrar la furia y la enemistad de los colegas. No es extraño, por eso, que tantos escritores y artistas jóvenes sueñen con escapar de esa opresiva trampa y exiliarse a lugares donde crear sea una experiencia más exaltante, menos castradora y sórdida. Yo fui uno de ellos. Desde mi adolescencia estuve absolutamente seguro de que si no escapaba, mi vocación sería derrotada por esa 'madrastra de sus hijos', como llamó a nuestro país el Inca Garcilaso de la Vega.


Szyszlo nunca creyó ni aceptó esto. Para él, crear, pintar, fue siempre inseparable de vivir y luchar aquí, tratar de sacar al Perú de la provincia y el campanario, abrirlo a la modernidad y al intercambio con los grandes centros de la cultura. Y por eso siempre volvió del extranjero a su tierra a seguir dando una batalla cívica y cultural, a la vez que construía su propia obra, rigurosa, ambiciosa y original.


¿Cómo terminará esta escaramuza? En el largo plazo, no me cabe duda alguna. En lo inmediato, me temo que los liliputienses terminen derribando a Gulliver.

dadanoias

dadanoias

An Aquarium Drunkard

An Aquarium Drunkard

Ternura porno

Ternura porno

Berberecho Productions

Berberecho Productions

Berberecho Productions

Berberecho Productions

Venus de Tlatilco

Venus de Tlatilco

viernes, abril 7

Poetas Peruanos

Poetas Peruanos
pal link

"No es fácil ser viuda": Marie-Jo Paz

PATRICIA CORDERO
AGENCIA REFORMA
MÉXICO, DF

"Fue más fácil ser musa que ahora ser viuda", aseguró Marie-Jo Paz, quien fuera esposa del poeta Octavio Paz, tras escuchar su voz en el video del poema Blanco, grabado en 1995.

A cuatro décadas de que dicho texto fue escrito y 92 años del nacimiento del también ensayista, el Museo de Arte Moderno le rinde homenaje con la exposición Octavio Paz (1914-1998). Blanco, 40 años, en la Sala José Juan Tablada.

La muestra incluye, además de la proyección del video, una serie de primeras ediciones de la publicación escrita en 1966 mientras Paz fungía como Embajador de México en la India, así como discos visuales y topoemas, parte de la poesía espacial creada por el autor de Águila o sol.

A casi ocho años de la muerte del Premio Nobel de Literatura, ocurrida en 1990, su viuda dice extrañar no sólo al poeta, "sino al hombre que me acompañó toda mi vida".

"Me cuesta mucho trabajo ser su viuda. No lo soporto. Era tan vital, era toda mi vida", expresa.

Con los ojos nublados por las lágrimas, Marie-Jo recuerda cómo fue el proceso de escritura de Blanco.

"Lo escribió a mi lado, ahí en Nueva Delhi, en la Embajada de México. Ya estábamos casados. Lo fecha de julio a septiembre, es un poema muy largo.

"No era cada día lo mismo, tenía mucho que hacer porque era diplomático, pero de repente se encerraba y escribía".

La tira de papel de 32 paneles que compone el poema Blanco, el segundo más largo del escritor, está inspirada en los rollos tántricos de la India, explica el especialista en la obra de Paz Enrico Mario Santí.

Los topoemas y discos visuales fueron diseñados y dibujados por Paz, que después los envió al artista plástico Vicente Rojo, quien logró que el resultado final fuera casi idéntico al original.

El crítico y estudioso resaltó que el video, creado casi 30 años después de su concepción, está destinado a convertirse en precursor de una nueva poesía, de una imaginación distinta.

En él, Paz optó por unir los versos del poema con imágenes que representan metáforas visuales.

Al dictar la conferencia "La mirada sagrada: La poesía visual de Octavio Paz", el especialista apuntó que el texto considerado como un poema-objeto, introduce la "poesía concreta", estructura en la que la tipografía dibuja una imagen, como herencia de los poetas brasileños de los cuales Octavio Paz era gran amigo.

"Yo ayudé a las ilustraciones, le enseñaba a él primero y si le gustaba lo ponía. Siempre le gustaba. ¡Eso es el amor, la mirada enamorada!", comenta Marie-Jo.

Santí afirma que esta forma de poesía en movimiento es una manera de "oír el poema con los ojos", como una nueva forma poética de unión entre imagen y palabras y entre los sentidos primordiales que son la vista y el oído.

Mientras en el audiovisual los versos son pronunciados por Eduardo Lizalde, Guillermo Sheridan y el propio Paz, las imágenes evocan sentimientos y situaciones a través de colores y figuras abstractas.

Lizalde aseguró que Paz dejó un vacío enorme.

"Eso es lo lamentable de la desaparición de hombres que, como Octavio Paz, han dejado una obra vastísima por fortuna, pero cuando mueren se agota con ellos todo lo que son, lo que saben, la sabiduría acumulada y la capacidad crítica", dijo.

martes, abril 4

Seleccionaron nueve poetas para la muestra de poesía contemporánea de Bolivia

A 60 días de la Feria del Libro de Santa Cruz de la Sierra

Nueve poetas fueron seleccionados para participar de la muestra de Poesía Contemporánea Boliviana que se realizará en la Feria del Libro de Santa Cruz de la Sierra, del 31 de mayo al 11 de junio de 2006, informaron este viernes Laura Martínez y Marcelo Santorelli, coordinadores de este evento por parte del Centro Simón I. Patiño Santa Cruz.

Los poetas y poetisas seleccionadas para la muestra inédita son Francisco Azuela, Homero Carvalho, Juan Carlos Ramiro Quiroga, Rafael Bautista, Blanca Elena Paz, Anabel Gutiérrez, Emma Villazón, Benjamín Chávez y Vadik Barrón.
En un comunicado enviado por correo electrónico a los poetas y poetisas escogidas, los coordinadores explicaron que la muestra se llevará a cabo a instancias de la Feria del Libro de Santa Cruz y, a su vez, en el marco de la Campaña de Lectura 2006 realizada por el Centro Simón I. Patiño Santa Cruz
Los coordinadores han cursado también invitaciones a los poetas para el encuentro que se realizará en el Centro Simón I. Patiño Santa Cruz, programado para los días jueves 20 al lunes 24 de abril. “Los gastos de estadía y pasajes para quienes no radican en Santa Cruz – adelantaron Martínez y Santorelli – estarán a cargo del Centro”.
Explicaron que el evento programado en la capital cruceña tiene la finalidad de que la poesía salga o se proyecte más allá de los márgenes de las páginas blancas, a fin de ser ofrecida en otro contexto más plástico o musical o virtual, que en el formato tradicional de un libro.
Martínez y Santorelli reiteraron que el proyecto no tratará de enmarcar los poemas seleccionados y colgarlos en un hall, o que serán ilustrados por algún reconocido artista. El interés es más interactivo y de acuerdo a los avances de la sofisticada tecnología visual y auditiva.
A fin de mantener contacto con los poetas seleccionados y con el público en general, los coordinadores han habilitado un blog (www.poesiaboliviana.blogspot.com) como un lugar de encuentro permanente y volcado a difundir la experiencia inédita en Bolivia a través de la información oportuna, el debate y las opiniones.
La escritora y poeta cruceña Blanca Elena Paz ha publicado "Teorema" (1995) y "Onir" (2002) mientras que la escritora tarijeña Anabel Gutiérrez León ha obtenido una mención en el Premio Nacional de Poesía Yolanda Bedregal 2005 con su obra titulada “Los espacios de la enfermedad”.
El poeta mexicano, radicado en Bolivia, Francisco Azuela tiene publicados los siguientes libros: “El Maldicionero” (1981), “El Tren de Fuego” (1993), “La Parole Ardente”, edición bilingüe (1993), “Son las Cien de la Tarde” (1996), “Ángel del Mar de mis Sueños” (2000).
El orureño Benjamín Chávez ha publicado los poemarios: “Prehistorias del Androide” (1994), “Con la misma tijera” (1999), “Santo sin devoción” (2000), “Y allá en lo alto un pedazo de cielo” (2003) y “Extramuros” (2004).
El poeta paceño Juan Carlos Ramiro Quiroga ha publicado varios libros: "El pozo de interminables líneas: cámara de eco" (1990), "Kámara de Eco o el pozo de Ariana" (1992), "Errores compartidos" (1995), ésta última publicada con Ariel Pérez y Gary Daher Canedo e "Historia del Angel" (2003). Tiene dos inéditos: "Turbaciones (de celo) ante la gran piedra" (1993) y "El primero amor" (2001).
El escritor beniano Homero Carvalho Oliva tiene varias publicaciones en prosa como ser: “Biografía de un otoño, cuentos” (1983); “El Rey Ilusión” (1989); “Seres de Palabras” (1991); “Territorios invadidos” (1992); “Historia de Angeles y Arcángeles” (1995); “Ajuste de Cuentos” (1996); “Ajuste de Cuentos” (1999) y “Memoria de los espejos” (1996).

sábado, abril 1

http://dharmabumbs.blogspot.com/2006/03/el-doctor-farabeuf.html

365 traducciones

365 traducciones

Los Amorosos (poema) - Sabines


Los Amorosos

Los amorosos callan.
El amor es el silencio más fino,
el más tembloroso, el más insoportable.
Los amorosos buscan,
los amorosos son los que abandonan,
son los que cambian, los que olvidan.
Su corazón les dice que nunca han de encontrar,
no encuentran, buscan.
Los amorosodan como locos
porque están solos, solos, solos,
entregándose, dándose a cada rato,
llorando porque no salvan al amor.
Les preocupa el amor. Los amorosos
viven al día, no pueden hacer más, no saben.
Siempre se están yendo,
siempre, hacia alguna parte.
Esperan,
no esperan nada, pero esperan.
Saben que nunca han de encontrar.
El amor es la prórroga perpetua,
siempre el paso siguiente, el otro, el otro.
Los amorosos son los insaciables,
los que siempre —¡qué bueno!— han de estar solos.
Los amorosos son la hidra del cuento.
Tienen serpientes en lugar de brazos.
Las venas del cuello se les hinchan
también como serpientes para asfixiarlos.
Los amorosos no pueden dormir
porque si se duermen se los comen los gusanos.
En la obscuridad abren los ojos
y les cae en ellos el espanto.
Encuentran alacranes bajo la sábana
y su cama flota como sobre un lago.
Los amorosos son locos, sólo locos,
sin Dios y sin diablo.
Los amorosos salen de sus cuevas
temblorosos, hambrientos,
a cazar fantasmas.
Se ríen de las gentes que lo saben todo,
de las que aman a perpetuidad, verídicamente,
de las que creen en el amor como en una lámpara de inagotable aceite.
Los amorosos juegan a coger el agua,
a tatuar el humo, a no irse.
Juegan el largo, el triste juego del amor.
Nadie ha de resignarse.
Dicen que nadie ha de resignarse.
Los amorosos se avergüenzan de toda conformación.
Vacíos, pero vacíos de una a otra costilla,
la muerte les fermenta detrás de los ojos,
y ellos caminan, lloran hasta la madrugada
en que trenes y gallos se despiden dolorosamente.
Les llega a veces un olor a tierra recién nacida,
a mujeres que duermen con la mano en el sexo, complacidas,
a arroyos de agua tierna y a cocinas.
Los amorosos se ponen a cantar entre labios
una canción no aprendida
Y se van llorando, llorando
la hermosa vida.


View My Stats

script LANGUAGE="JavaScript">