lunes, febrero 27

Joaquín Sabina: "Votaría por Paniagua" - Entrevista



Por Eduardo Lavado Gagliardi
Adora a Chabuca, a Vallejo y a su amada Jimena.
Luego de 27 años de carrera y 17 discos en su haber, Joaquín Sabina es uno de los artistas españoles más emblemáticos. Música, poesía, literatura, pero también excesos, drogas y rock & roll forman parte de su vida. Los calendarios ya empiezan a pasarle la factura pero, como él mismo dice, castigarán el cuerpo pero no apagarán el alma.
En los últimos años, por motivos más que nada sentimentales, ha estado entre nosotros. Pero al fin lo tendremos de nuevo en su faceta de cantante.
Para mí se trata de una visita muy esperada. Yo voy unas dos veces al año a Perú por motivos personales, por el corazón, pero sin cantar. Ya ansiaba el momento en que me pudiera reencontrar con ustedes musicalmente.
¿El concierto de este 9 de marzo girará en torno a Alivio de luto, su más reciente disco?
En España, la gira se hace alrededor de este disco. Pero, como en el Perú llevamos varios años sin cantar, creo que es justo que ofrezcamos algo más. Ustedes se merecen un alivio antológico de las canciones más recordadas del repertorio. Haremos una evolución desde los orígenes a cosas más eléctricas y cerraremos con una celebración más tribal.
Muchos se preocuparon aquí al saber que tuvo problemas con su voz en un concierto y que debió cancelarlo.
He hecho 50 conciertos y en solo uno falló la voz. No se pudo terminar porque aún andábamos a ritmo de juventud. Nos fuimos de frente al concierto sin dormir y pasó lo que pasó.
Fue un llamado de atención de los calendarios.
Sí, ahora hay que tener un poco más de disciplina. En eso estoy este año. Yo vivía y disfrutaba mucho la vida del artista. No es algo tan fácil de cambiar. De todos modos, como sabes, no soy precisamente un vendedor de voz. Ofrezco más una voz rota. La cosa es que salga de la garganta.
¿Superó completamente el accidente cerebral que tuvo?
Por suerte no solo quedó atrás sino que no dejó secuelas físicas. Caí en una profunda depresión, pero ya la superé.
¿Qué tanto amenaza la edad?
Es difícil desde el punto de vista físico, pero el escenario es una gimnasia tremenda y el público te revitaliza.
Llegará al Perú en medio de una coyuntura política agitada por las elecciones presidenciales.
Yo, que soy un atento observador de lo que pasa en el Perú, he estado al tanto de lo que sucede en la campaña con Lourdes Flores, con Ollanta Humala y con la ola de movimientos populares y nacionalistas que se vienen dando en América Latina. Lo único que recomiendo a los peruanos es que no cometan otra vez los mismos errores del pasado. Y que se dejen, de una puñetera vez, de estar experimentando.
Joaquín Sabina siempre ha estado vinculado a la izquierda.
De hecho, soy un hombre más cercano a la izquierda, pero yo votaría por Paniagua. Mira qué preocupante, a la vejez me está llegando la sensatez.
¿Cuando cierre el libro de su vida, qué lugar ocupará el Perú en él?
Un lugar tremendo. No solo por Jimena, mi novia peruana, que hace 8 años vive conmigo, sino también por mis amigos, por Chabuca Granda, por mi secretaria, que también es peruana. mi casa parece la embajada peruana en España. Además, en mi mesa de noche nunca falta un libro de Vallejo.
Y una botella de pisco.
Ahorita mismo tengo una delante. Y pisco peruano, claro.
Sigue tomando sus copas y no se ha reformado tanto como creen...
Es cierto. Pero he dejado cosas más peligrosas. La nariz ya solo la uso para respirar. Ahora acostumbro a hacer la siesta en mi casa, y los contertulios son más largos en los atardeceres.
¿Jimena es la culpable?
Pues sí, algo ha tenido que ver.
Siempre se especula sobre el final de su carrera.
Llevamos 30 años escuchando que se retiran los Rolling Stones o Bob Dylan. Que se jodan, que aún no nos queremos ir a la casa.

http://www.peru21.com/P21Impreso/Html/2006-02-25/Escenarios0462432.html

Un fragmento de Pez - Dreyfus

Avanzas en tu gestación y en la ciudad el peligro se gesta

Crece la vida en el noveno mes de este año impar en sus guarismos: cero uno cero uno cero uno

Y tú que eras la nada el cero el huevecillo de pronto aúnas células y huesos y te tejes

En mi casa interior te tejes protegido del sol te tejes inventando tu forma cauto tejes

Al trasluz tus dos brazos se agitan tus dos piernas ya danzan tus porosos pulmones aspiran expiran aspiran

sábado, febrero 25

UNA CANTILENA DE PENTAURO




Según un papiro egipcio

La muerte cerca de mí, la muerte cerca de ti
Como un dulce sueño a la sombra de un dulce techo;
Como un vino que se vierte, como un loto que respira;
La muerte cerca de ti como una caña que llora.
Al extenuado, reposo; al enfermo, curación,
La muerte es un dulce lago del horizonte de polvo.
Como un dulce viento de la tarde soplando su aliento lento,
La muerte detrás de ti infla la vela llena.
Navegáis, amantes, hacia una tierra lejana.
Como una dulce invitada la muerte está en el festín.
Flor: el verano te marchita. Rocío: el verano te bebe.
La muerte extiende sus redes como un dulce pajarero.
Y la sombra del ciprés es la sombra que queda,
Donde ya pronto el novio y la novia dormirán.

Versión de Silvia Barón

IV Premio Latinoamericano de PoesíaCiudad de Medellín - BASES

1. Podrán participar poetas de todos los países de América Latina nacidos a partir de 1970, con libros inéditos escritos en lengua castellana.
2. No podrán optar por el Premio ninguno de los miembros de la Corporación de Arte y Poesía Prometeo, ni del Consejo de Redacción de la Revista Prometeo, ni que hayan pertenecido al equipo de organización del Festival Internacional de Poesía de Medellín.
3. El tema será libre.
4. Las obras tendrán una extensión mínima de 60 hojas y máxima de 150 hojas tamaño carta, en cualquier interlineado y total libertad en la disposición tipográfica.
5. Cada autor deberá enviar original y tres copias de la obra, firmada con seudónimo, a la siguiente dirección:
XVI Festival Internacional de Poesía de Medellín Transversal 39 A No 72-52, Barrio Laureles Medellín, Colombia.
O al Apartado Aéreo 7392, Medellín, Colombia.
6. En sobre cerrado aparte, marcado por fuera con el título de la obra y el seudónimo, y dentro del mismo paquete en el que se enviarán las cuatro copias, cada autor deberá consignar la siguiente información: nombre completo, número de identificación, dirección postal, teléfono, dirección electrónica y ficha biobliográfica.
7. El premio consistirá en un pago en efectivo de U.S $3.000 (tres mil dólares) o su equivalente en moneda colombiana a la tasa de cambio estimada para el día del fallo del jurado, invitación al XVI Festival Internacional de Poesía de Medellín, que se celebrará entre el 24 de junio al 2 de julio de 2006 (incluye el pago de tiquetes aéreos, hospedaje y alimentación), y publicación de la obra.
8. El Premio no podrá ser declarado desierto.
9. Los organizadores del Premio no mantendrán correspondencia con los autores.
10. No se hará, en ningún caso, devolución de las obras.
11. Habrá un jurado conformado por tres reconocidos poetas colombianos y/o de cualquier país de América Latina, y sus nombres sólo se darán a conocer el día del fallo.
12. La fecha límite para el envío de las obras será el día 15 de marzo de 2006, y en todo caso no optarán por el Premio los libros que lleguen con posteridad al día 30 del mismo mes.
13. El fallo se dará a conocer el día 30 de abril de 2006.
14. El envío de las obras supone la aceptación total de las bases del Premio.
15. Cualquier falencia en las presentes bases será resuelta por los miembros del jurado.

http://www.epm.net.co/VIIfestivalpoesia/pub/es/html/premio_latinoamericano_2006.html

martes, febrero 21

El Verano

Yo me llamo Teodoro. A diferencia de otros lugares, aquí durante todo el verano, llueve. He sabido de otros lugares donde suele suceder lo mismo, pero aquí, el verano se parece mucho más al frío invierno navideño que al caluroso verano boreal o a la humedad de los parajes selváticos. Aun así las vacaciones de verano que para muchos son tediosas y lóbregas, encerrados dentro del prefabricado confort de sus casas, las paso en las azoteas y las calles.



Todos los años las lluvias suelen anunciarse a fin de año con las migración de forma sufrida por algunos insectos que colorean primero con tonos pálidos e imperceptibles todo el paisaje quizá para mantenerse desapercibidos y a buen recaudo de predadores, y semanas más tarde dan en todos los parques la impresión de un otoño raro pues los capullos vacíos van cayendo a tierra como si fueran hojas secas. Yo también me encierro en mi propio capullo las primeras semanas preparando mis incursiones entre las callejas empedradas y resbalosas debido al agua de lluvia. Al comenzar el año la ciudad ya es un desierto solo visitado de vez en cuando por las amas de casa saliendo a aprovisionarse y por arriesgados mendigos y vendedores ambulantes. De las amas de casa no tengo mucho para contarles. Todas siempre andan muy de prisa y muy preocupadas, nunca tienen tiempo para conversar a no ser por teléfono y cuando las saludas o voltean groseras el rostro o, todavía más groseras si se puede, se hacen las desentendidas.

Los ambulantes en general todo el año son una raza rarísima. Se cuelan anónimamente en todo sitio como si fuesen vecinos cualesquiera sin ninguna señal que los pueda distinguir del resto de mortales. Es más, algún otro a obtenido de la manera más dudosa un trabajito módico en cierto lugar y lo ostenta como su gran triunfo. Comen, duermen y se emborrachan en lugares tan comunes hasta el punto de ser sospechosos. Su verdadero arte es vender. Agujas, colecciones de hilos, herramientas y enseres de ferretería, pasadores para todo tipo de calzado, golosinas, plásticos, ropa de primera segunda y tercera. En fin, todo lo que puedas imaginar, alguno de ellos lo puede conseguir. Durante nuestros rarísimos veranos estos misántropos se pelean por apostarse a buen recaudo de la lluvia en las puertas de iglesias y centros comerciales, debajo de los escasos aleros o en carpas de plástico improvisadas para dejar resbalar a la lluvia por sus cuerpos y salen a vender por las calles anunciándose con un ropaje de lo más barroco y con el sonido de sus monedas guardadas en algún cofrecito a modo de sonaja. Nunca demuestres mucho interés por alguna mercancía porque terminarás porque terminarás pagando cinco o seis veces el valor real o te perseguirán varias cuadras hasta que compres o en todo caso seas vapuleado con lo más obsceno de su lenguaje porque eres un miserable.

Ah, casi lo olvido. Los mendigos. Una población de lo más agradecida y hospitalaria, llena de bendiciones en sus labios dependiendo del tamaño de la moneda que tengas. Miento. No todos somos así. Lucho por ejemplo no mendiga, pero siempre le llueven monedas. Camina encorvado con un cigarro entre lo dedos a punto de acabarse. Una vez lo vi con un cigarrillo casi integro. Lo partió en dos para no perder status. Habla por los codos, por los poros, por los intersticios de las manos. Conversa con todos, con el taxista estacionado en su paradero para tomar alguna carrera, con el panadero, el bizcochero de la uuuuuu ubérrima, el tendero y el librero. Este último a veces nos bota a patadas cansado de que lo importunemos.

Yo también sé ser librero. Saco de mi escaso tesoro unos cuantos libros y los tiendo en la esquina de la plaza sobre periódicos nuevos para no estropearlos. Las hojas de los periódicos de ediciones pasadas llenas de ácaros los libros. Claro, esto es cuando no hay lluvia. En temporada de lluvia prefiero caminar por la ciudad, buscando vendedores potenciales. Todos tienen en casa algún trasto viejo, lleno de óxido y de recuerdos. Aquí la gente es muy apegada a su pasado personal como en ninguna otra parte. He llegado a pensar mucho sobre ese trato fetiche de las cosas viejas. Almacenan en los rincones de sus casas, debajo de las gradas, en los pequeños intersticios y en las anegadas azoteas criaturas amorfas e inservibles llenadas al mejor estilo de los bucaneros con marcas y señas de un lenguaje colosal. Dicen no darse cuenta de cuan bonito era ese macetero o lo útil de esa otra lavadora si la arreglaran y la pintaran un poquito. Eso dicen. La verdad es que sólo quieren subir unos soles el precio.

- Señora, entienda. Nadie le va a dar más de unas monedas por ese fregadero todo roto.
- ¿Ud. cree? Si esta tan bien conservado. Me lo regaló mi marido que en paz descanse cuando cumplimos cinco años de casados.

Me pregunto donde lavaba antes la señora. Cinco años para conseguir un lavabo. Aunque con el juego de ollas de primer aniversario, la licuadora del segundo y las demás chucherías, debió tener una buena dote la señora.

- Le doy por todo esto cinco billetes.
- ¡Nada más? ¿Y todo el resto?
- Eso es basura, señora. Más trabajo voy a tener para deshacerme de todo eso. A mi me queda lejos el botadero.

Hace una mueca de desilusión y fastidio. Quizá pensaba hacer el mercado vendiendo sus trastos viejos, o vivir hasta que salga la resolución para poder cobrar la pensión de su marido. Mi prima Soledad trabaja de asistenta social. Ella me contó como estas pobres señoras hacen de todo para poder sobrevivir a la burocracia encargada de entrampar los pagos estatales. La estrategia es según parece dejarlas un tiempo sin dinero para ver como se las arreglan y si sobreviven. La mayoría para desgracia del estado, tiene la casa llena de recuerdos y baratijas y las van vendiendo poco a poco para poder sobrevivir. Otras, por supuesto, se ponen a trabajar en una u otra cosa. La mayoría en trabajos informales porque cuando el estado las pesca en algún trabajo les reduce los beneficios recibidos por parte del occiso.

- Esta bien señora. Tome esto más.
- Gracias joven.
- Sabe? Ud. me cayó bien. Solo por eso le voy a enseñar un secreto.
- ¿Sí?
- Sí. Mire. ¿Ve este perchero? Mírelo bien. Un alambre graciosamente doblado. Ahora dóblelo así, asá. Una vuelta más. Mmm. Ya. Tarán. Tiene un bonito adorno de mesa. Ahora lo puede vender a alguna amiga o conocida como toda una obra de arte. Tenga. Tome. Se lo regalo.
- Gracias joven.
- No, no. Nada de besos. Déjeme le digo. Ya bueno, está bien. Solo un besito.
- Perdone, joven. Es que me emocione mucho.
- No tiene porque disculparse.
- No quiere tomarse una tazita de café. No tengo mucha azúcar pero el agua está recién hervida y el café es de anteayer nomás.
- No señora. Gracias pero se me esta haciendo tarde y tengo que irme ya o sino no llego hasta mi casa.

Estas excusas son mentiras y se me nota por todos sitios. Nunca he podido ser un buen mentiroso. La miro bien. A pesar de sus cincuenta años no aparenta más de cuarenta. Subir y bajar los tres pisos de su casa la mantienen joven. Parece no haber tenido hijos, los cachivaches lo confirman. Me siento mal por despreciarle la tazita de café. Con el frío de este verano en particular me caería muy bien. Aunque sé que es una trampa, me gustaría arriesgarme. Luego podría tener una cena gratis y hasta un techo fuera de rutina esta noche. Un cuerpo cálido a pesar del otoño después de tanto tiempo. Pero no. Soy un profesional como todos los de mi ramo y debo amarrarme bien el pantalón a mitad del culo para parecer menos caballero de lo que en realidad soy. Es medio de un largo silencio le digo otra vez, no. Cargo con una parte de los trastos, los más valiosos para mí y me voy sin voltear atrás. Adivino que me debe de estar siguiendo con la mirada desde el zaguán de su casa mientras doblo la esquina. Tengo a veces ganas de regresar. De abrazarlas con mi muñón izquierdo mientras con mi mano investigo más allá de su talle. Ha pasado tanto tiempo.

Si fumo todavía, después de tanto años, no es porque me sobre el tiempo y el dinero como a Lucho. A él solo le sobra el tiempo, pero eso ya es mucho. Si fumo es porque me dan lástima esas pobres señoras que se aprovisionan para el frío verano como hormigas ciegas mientras nosotros nos pasamos los dos meses de sol que hay en estos lares rascándonos la panza y coqueteando con la ingenuidad de jovencitas disfrazados de doctores, profesores o empresarios llenos de carros y colonia. Por otra parte, si fumo es por hacerle compañía los lunes a Lucho y visitar al viejo librero de la calle Ahumada, revolviendo sus estantes y robando alguna colección de bolsillo para acrecentar mi pequeño tesoro heredado de Rebeca y de su esposo junto con esta casa donde me encierro todos los fines de año a transformarme ajando mis camisas y pantalones, enmugreciendo mi barba y mis cabellos, descuidando mis uñas y mi aliento hasta volverlo todo verde y pastoso como el pantano escondido en medio del bosque en los cerros del sur, más allá de los arenales.

En las noches de todo el año duermo, no mucho, se hace lo humanamente posible. En la madrugada, cuando ya no puedo cazar otra vez el sueño, fabrico con lo que puedo complicadas obras de arte para venderlos como adornos para la casa en la esquina de Revolución y Santa Fé entre lluvia y lluvia.

POESÍA DE-MONY-ACÁ

POESÍA DE-MONY-ACÁ

Septimo Circulo

Septimo Circulo

lunes, febrero 20

.::AQPOESIA 2006::.

.::AQPOESIA 2006::.

poesia en arequipa

viernes, febrero 17

s�ptima madrugada

s�ptima madrugada

otro buenisimo pa los links!

.:aqui cabe toda la vesania:.

.:aqui cabe toda la vesania:.

para los link!

MUJER - Efraín Bartolomé




Viajar en ti
quiere decir quedarse

Y, SIN EMBARGO, AMOR... - Roque Dalton




Y, sin embargo, amor, a través de las lágrimas,
yo sabía que al fin iba a quedarme
desnudo en la ribera de la risa.

Aquí,
hoy,
digo:
siempre recordaré tu desnudez entre mis manos,
tu olor a disfrutada madera de sándalo
clavada junto al sol de la mañana;
tu risa de muchacha,
o de arroyo,
o de pájaro;
tus manos largas y amantes
como un lirio traidor a tus antiguos colores;
tu voz,
tus ojos,
lo de abarcable en ti que entre mis pasos
pensaba sostener con las palabras.
Pero ya no habrá tiempo de llorar.
ha terminado
la hora de la ceniza para mi corazón:

Hace frío sin ti,
pero se vive.

jueves, febrero 16

LA TIERRA BALDÍA - T. S. Eliot

A Ezra Pound il miglior fabbro.

1. EL ENTIERRO DE LOS MUERTOS

Abril es el mes más cruel: engendra
lilas de la tierra muerta, mezcla
recuerdos y anhelos, despierta
inertes raíces con lluvias primaverales.
El invierno nos mantuvo cálidos, cubriendo
la tierra con nieve olvidadiza, nutriendo
una pequeña vida con tubérculos secos.
Nos sorprendió el verano, precipitóse sobre el Starnbersee
con un chubasco, nos detuvimos bajo los pórticos,
y luego, bajo el sol, seguimos dentro de Hofgarten,
y tomamos café y charlamos durante una hora.
Bin gar keine Russin, stamm' aus Litauen,
echt deutsch.
Y cuando éramos niños, de visita en casa del archiduque,
mi primo, él me sacó en trineo.
Y yo tenía miedo. Él me dijo: Marie,
Marie, agárrate fuerte. Y cuesta abajo nos lanzamos.
Uno se siente libre, allí en las montañas.
Leo, casi toda la noche, y en invierno me marcho al Sur.

¿Cuáles son las raíces que arraigan, qué ramas crecen
en estos pétreos desperdicios? Oh hijo del hombre,
no puedes decirlo ni adivinarlo; tú sólo conoces
un montón de imágenes rotas, donde el sol bate,
y el árbol muerto no cobija, el grillo no consuela
y la piedra seca no da agua rumorosa. Sólo
hay sombra bajo esta roca roja
(ven a cobijarte bajo la sombra de esta roca roja),
y te enseñaré algo que no es
ni la sombra tuya que te sigue por la mañana
ni tu sombra que al atardecer sale a tu encuentro;
te mostraré el miedo en un puñado de polvo.

Frisch weht der Wind
Der Heimat zu
Mein Irisch Kind,
Wo weilest du?

"Hace un año me diste jacintos por primera vez;
me llamaron la muchacha de los jacintos".
-Pero cuando regresamos, tarde, del jardín de los jacintos,
llevando, tú, brazados de flores y el pelo húmedo, no pude
hablar, mis ojos se empañaron, no estaba
ni vivo ni muerto, y no sabía nada,
mirando el silencio dentro del corazón de la luz.

Oed'und leer das Meer.

Madame Sosostris, famosa pitonisa,
tenía un mal catarro, aun cuando
se la considera como la mujer más sabia de Europa,
con un pérfido mazo de naipes. Ahí -dijo ella-
está su naipe, el Marinero Fenicio que se ahogó,
(estas perlas fueron sus ojos. ¡Mira!)
aquí está la Belladonna, la Dama de las Rocas,
la dama de las peripecias.
Aquí está ell hombre de los tres bastos, y aquí la Rueda,
y aquí el comerciante tuerto, y este naipe
en blanco es algo que lleva sobre la espalda
y que no puedo ver. No encuentro
el Ahorcado.Temed la muerte por agua.
Veo una muchedumbre girar en círculo.
Gracias. Cuando vea a la señora Equitone,
dígale que yo misma le llevaré el horóscopo:
¡una tiene que andar con cuidado en estos días!

Ciudad irreal,
bajo la parda niebla del amanecer invernal,
una muchedumbre fluía sobre el puente de Londres, ¡eran tantos!
Nunca hubiera yo creído que la muerte se llevara a tantos.
Exhalaban cortos y rápidos suspiros
y cada hombre clavaba su mirada delante de sus pies.
Cuesta arriba y después calle King William abajo,
hacia donde Santa María Woolnoth cuenta las horas
con un repique sordo al final de la novena campanada.
Allí encontré un conocido y le detuve gritando: ¡Stetson!
¡tú que estuviste contigo en los barcos de Mylae!
¿Aquel cadáver que plantaste el año pasado en tu jardín,
ha empezado a germinar? ¿Florecerá este año?
¿No turba su lecho la súbita escarcha?
¡Oh, saca de allí al Perro, que es amigo de los hombres,
pues si no lo desenterrará de nuevo con sus uñas!
Tú, hypocrite lecteur! -mon semblable -mon frère!"

HAPPY NEW YEAR - Julio Cortazar




Mira, no pido mucho,
solamente tu mano, tenerla
como un sapito que duerme así contento.
Necesito esa puerta que me dabas
para entrar a tu mundo, ese trocito
de azúcar verde, de redondo alegre.
¿No me prestás tu mano en esta noche
de fìn de año de lechuzas roncas?
No puedes, por razones técnicas.
Entonces la tramo en el aire, urdiendo cada dedo,
el durazno sedoso de la palma
y el dorso, ese país de azules árboles.
Así la tomo y la sostengo,
como si de ello dependiera
muchísimo del mundo,
la sucesión de las cuatro estaciones,
el canto de los gallos, el amor de los hombres.

Motel de Moka

Motel de Moka

Muy muy buena music mp3!

Poetas reunidos en Granada, Nicaragua, firmaron un manifiesto colectivo

En el texto, los creadores reivindican el respeto a los pueblos originarios y la naturaleza, y protestan contra la pobreza, el terrorismo y la desigualdad.


Ochenta poetas provenientes dePoema. 33 países, reunidos en la ciudad de Granada, Nicaragua, firmaron un manifiesto conjunto al término del Festival de POesía Internacional que se celebró hasta el pasado lunes en ese lugar.

El texto, que se reproduce íntegro más abajo, aboga por la paz, la solidaridad y el diálogo, y condena el terrorismo, las dictaduras y la xenofobia.

"Los poetas abajo firmantes, reunidos en el II Festival Internacional de Poesía de Granada en Nicaragua, durante los días 6 y 13 de Febrero de los corrientes, para rendir un homenaje a José Coronel Urtecho, con ocasión del centenario de su nacimiento, felicitamos una vez mas a sus realizadores y hacemos las siguientes consideraciones:

La poesía es amor, justicia, solidaridad

Proclamamos la poesía como un espacio de encuentro, diálogo y paz, desde el cual decimos no a las guerras, a los terrorismos, a la pobreza, a la opresión, la miseria y el hambre, no a quien oprime y somete, no a la tortura, y a la xenofobia. No a las dictaduras.

Decimos sí a la paz, a la vida, a la solidaridad, a la diversidad, al libre albedrío y al bienestar de los pueblos, si a los derechos humanos y al respeto de los pueblos originarios de América.

Por tanto resolvemos crear una red poética de comunicación mediante la cual podamos dialogar e intercambiar nuestras obras y opiniones. Unidos revertiremos la globalización en una internacionalización del amor, la dignidad y la solidaridad entre todas las culturas, que no deben ser mercancías sino la expresión genuina de sus valores e identidades.

La poesía es agua, tierra, luz

Si somos parte de la naturaleza debemos vivir en armonía y equilibrio con ella; su destrucción es nuestra destrucción. Ante la degradación del medioambiente, los poetas nos comprometemos a defender como bienes comunes de la humanidad, nuestras culturas, la naturaleza, la diversidad de la vida, las faunas y floras y los diferentes ecosistemas de nuestro planeta.

La poesía es belleza

Los poetas reunidos en el Festival Internacional de Poesía declaran su apoyo categórico a que Granada y su entorno sean declarados por la UNESCO Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad.

Firmada en Granada, capital de una nueva Nicaragua, a los once días del mes de Febrero del 2006."

miércoles, febrero 15

La poesía conquista otro tiempo: Jorge A. Madrazo
15-febrero-06

Pese a que fue poco el tiempo dispuesto, el poeta argentino platicó con autores locales sobre los tejemanejes del arte poético en el Planetario Tabasco 2000, donde señaló que en Colombia, Chile, México y Perú están las corrientes más fuertes de la poesía contemporánea de Latinoamérica

Son tiempos bizarros, los jóvenes se clavan alfileres metálicos en la cara y las ciudades van contra la vida, pero, por suerte hay una poesía permanente que sigue vigente y ayuda a sobreponernos, al menos para los que sepan leerla, porque la poesía es una forma de salvación.

Son la propuesta del poeta argentino Jorge Ariel Madrazo que ayer, antes que un taller, platicó con algunos autores locales sobre las minucias del trabajo lírico en el Planetario Tabasco 2000, dentro del II Encuentro Iberoamericano de Poesía.

El tiempo, por la cantidad de participantes que se inscribieron no fue suficiente, pero algo dejó en todos los que asistieron. Se anotaron consejos, certeros, chispeantes del poeta que dice que escribir poemas es otra forma de partirse el alma.

Las palabras de un poeta se han usado miles y miles de veces, igual que muchos han escrito sobre el amor, entonces, ¿qué las hace poéticas y por qué volvemos a escribir sobre el amor como algo nuevo?, ¿por qué diablos escribe uno un poema y no cuento o una novela?, preguntó el escritor que estuvo acompañado del poeta chileno Omar Lara, quien hacía las veces de apuntador.

“El poema es la conquista de otro tiempo, para el que lee y para el que escribe, ese otro tiempo es ajeno a la velocidad, el éxito, los atropellamientos y la competitividad”.

De ahí que, apuntó, el trabajo del poeta es una especie de trabajo zen, tiene que pensar en los trascendental a partir de objetos sencillos, “expresando la fugacidad de la vida con el movimiento del agua y no con la mera idea de la fugacidad”.

Las interrupciones durante cuatro horas son memorables: desde el escritor Vicente Gómez Montero que siempre quiere llamar la atención con sus comentarios provocativos, la estridencia de los celulares, hasta la directora de Promoción, Norma Cárdenas, que con sus discusiones adentro de la sala donde transcurría el taller. Como sea, el taller llegó a buen término.

-Para algunos llamó la atención que encontrara en Chile, Perú y México las corrientes más fuertes de la poesía contemporánea de Latinoamérica.

“Y Colombia, me falta agregar. Hace falta una investigación profunda sobre la cultura de estos países para saber cómo se interrelaciona. Hay quien ha dicho que la poesía del Pacífico y del Caribe tiene más fuerza, y creo que de hecho eso es lo que ocurre. En la propia fuerza de la naturaleza hay una incidencia de generar respuestas.

También se ha dicho que el surrealismo es una invención de la naturaleza latinoamericana, y de la política podríamos agregar. Alguien dijo que si Kafka hubiera nacido aquí, sería un escritor folklórico. Con todo eso estamos sugiriendo que hay un ímpetu natural en Latinoamérica que se traduce -quieras o no- en la pintura. Un Botero no sería propio de Suiza”.

-Y, siendo usted de argentina, ¿por qué no incluye a su país?

“La Argentina es un país en el que hay una simbiosis especial entre lo intelectual y sensible. Desde nuestro Martín Fierro que es un poema nacional, es un poema lleno de pensamientos, “el tiempo es sólo distancia de lo que está por venir”, es un poema gauchesco pero está lleno de conceptos. Es una marca cultural ponderable, soy parte de eso, pero nos quita el desenfado y la fuerza que tienen otras poesías”.

-Por la parte afrocaribe, Cuba tiene también una presencia destacada.

“Sí, Cuba desde ya. Además Cuba conserva a los decimistas, que en otros países está perdido. En ese país se mantiene la fuerza de la negritud, igual que en Dominicana y Guatemala. En la literatura de esta vasta región está presente el mar. Por eso digo que creo en la fuerza de la naturaleza, creo que somos naturaleza”.

-Habría que anotar como polo opuesto a lo que propone la poesía de las ciudades, los nuevos discursos también son urbanos.

“Claro, por eso es que en ciudades tan grandes como México o Buenos Aires el poeta está condicionado por las lacras humanas, la enajenación, la pérdida de identidad, la búsqueda de un eje, y la ’naturaleza criminal de los automóviles’ como dice Joaquín Gianuzze. Eso uno lo sentiría en el campo.

“El poeta escribe en un medio que es, con todo lo bueno que pueda ocurrir y ofrecer, asesino. Estás condicionado por una sensación de desamparo: te falta el cielo, el mar está lejos, el agua está contaminada, no es broma, eso es lo que somos nosotros”.

-¿Se deberá a esto el surgimiento de una poesía del horror, de lo grotesco y lo bestial?

“La gente joven que es la que tal vez está más marcada por la destrucción y por la falta de proyectos, hace un arte bizarro, más gótico, que inclusive se ve en lo físico: no hay una obligación de escribir lo que marca la época, pero hay una influencia de la época; por suerte hay valores y modelos permanentes: Rainer Maria Rilke, Friedrich Hölderlin, Arthur Rimbaud, Charles Baudelaire. Para los que sepan leerlos, nos ayudan a sobreponernos a muchas cosas, ese es el valor salvador de la poesía”.

Canto II - Huidobro



Mujer el mundo está amueblado por tus ojos
Se hace más alto el cielo en tu presencia
La tierra se prolonga de rosa en rosa
Y el aire se prolonga de paloma en paloma

Al irte dejas una estrella en tu sitio
Dejas caer tus luces como el barco que pasa
Mientras te sigue mi canto embrujado
Como una serpiente fiel y melancólica
Y tú vuelves la cabeza detrás de algún astro

¿Qué combate se libra en el espacio?
Esas lanzas de luz entre planetas
Reflejo de armaduras despiadadas
¿Qué estrella sanguinaria no quiere ceder el paso?
En dónde estás triste noctámbula
Dadora de infinito
Que pasea en el bosque de los sueños

Heme aquí perdido entre mares desiertos
Solo como la pluma que se cae de un pájaro en la noche
Heme aquí en una torre de frío
Abrigado del recuerdo de tus labios marítimos
Del recuerdo de tus complacencias y de tu cabellera
Luminosa y desatada como los ríos de montaña
¿Irías a ser ciega que Dios te dio esas manos?
Te pregunto otra vez

El arco de tus cejas tendido para las armas de los ojos
Te hablan por mí las olas de pájaros sin cielo
Te habla por mí el color de los paisajes sin viento
Te habla por mí el rebaño de ovejas taciturnas
Dormido en tu memoria
Te habla por mí el arroyo descubierto
La hierba sobreviviente atada a la aventura
Aventura de luz y sangre de horizonte
Sin más abrigo que una flor que se apaga
Si hay un poco de viento

Las llanuras se pierden bajo tu gracia frágil
Se pierde el mundo bajo tu andar visible
Pues todo es artificio cuando tú te presentas
Con tu luz peligrosa
Inocente armonía sin fatiga ni olvido
Elemento de lágrima que rueda hacia adentro
Construido de miedo altivo y de silencio
Haces dudar al tiempo
Y al cielo con instintos de infinito
Lejos de ti todo es mortal
Lanzas la agonía por la tierra humillada de noches
Sólo lo que piensa en ti tiene sabor a eternidad

He aquí tu estrella que pasa
Con tu respiración de fatigas lejanas
Con tus gestos y tu modo de andar
Con el espacio magnetizado que te saluda
Que nos separa con leguas de noche

Sin embargo te advierto que estamos cosidos
A la misma estrella
Estamos cosidos por la misma música tendida
De uno a otro
Por la misma sombra gigante agitada como árbol
Seamos ese pedazo de cielo
Ese trozo en que pasa la aventura misteriosa
La aventura del planeta que estalla en pétalos de sueño

En vano tratarías de evadirte de mi voz
Y de saltar los muros de mis alabanzas
Estamos cosidos por la misma estrella
Estás atada al ruiseñor de las lunas
Que tiene un ritual sagrado en la garganta
Qué me importan los signos de la noche
Y la raíz y el eco funerario que tengan en mi pecho
Qué me importa el enigma luminoso
Los emblemas que alumbran el azar
Y esas islas que viajan por el caos sin destino a mis ojos
Qué me importa ese miedo de flor en el vacío
Qué me importa el nombre de la nada
El nombre del desierto infinito
O de la voluntad o del azar que representan
Y si en ese desierto cada estrella es un deseo de oasis
O banderas de presagio y de muerte

Tengo una atmósfera propia en tu aliento
La fabulosa seguridad de tu mirada con sus constelaciones íntimas
Con su propio lenguaje de semilla
Tu frente luminosa como un anillo de Dios
Más firme que todo en la flora del cielo
Sin torbellinos de universo que se encabrita
Como un caballo a causa de su sombra en el aire

Te pregunto otra vez
¿Irías a ser muda que Dios te dio esos ojos?

Tengo en voz tuya para toda defensa
Esa voz que sale de ti en latidos de corazón
Esa voz en que cae la eternidad
Y se rompe en pedazos de esferas fosforescentes
¿Qué sería la vida si no hubieras nacido?
Un cometa sin manto muriéndose de frío

Te hallé como una lágrima en un libro olvidado
Con tu nombre sensible desde antes en mi pecho
Tu nombre hecho del ruido de palomas que se vuelan
Traes en ti el recuerdo de otras vidas más altas
De un Dios encontrado en alguna parte
Y al fondo de ti misma recuerdas que eras tú
El pájaro de antaño en la clave del poeta

Sueño en un sueño sumergido
La cabellera que se ata hace el día
La cabellera al desatarse hace la noche
La vida se contempla en el olvido
Sólo viven tus ojos en el mundo
El único sistema planetario sin fatiga
Serena piel anclada en las alturas
Ajena a toda red y estratagema
En su fuerza de luz ensimismada
Detrás de ti la vida siente miedo
Porque eres la profundidad de toda cosa
El mundo deviene majestuoso cuando pasas
Se oyen caer lágrimas del cielo
Y borras en el alma adormecida
La amargura de ser vivo
Se hace liviano el orbe en las espaldas

Mi alegría es oir el ruido del viento en tus cabellos
(Reconozco ese ruido desde lejos)
Cuando las barcas zozobran y el río arrastra troncos de árbol
Eres una lámpara de carne en la tormenta
Con los cabellos a todo viento
Tus cabellos donde el sol va a buscar sus mejores sueños
Mi alegría es mirarte solitaria en el diván del mundo

Como la mano de una princesa soñolienta
Con tus ojos que evocan un piano de olores
Una bebida de paroxismos
Una flor que está dejando de perfumar
Tus ojos hipnotizan la soledad
Como la rueda que sigue girando después de una catástrofe
Mi alegría es mirarte cuando escuchas
Ese rayo de luz que camina hacia el fondo del agua
Y te quedas suspensa largo rato
Tantas estrellas pasadas por el harnero del mar
Nada tiene entonces semejante emoción
Ni un mástil pidiendo viento
Ni un aeroplano ciego palpando el infinito
Ni la paloma demacrada dormida sobre un lamento
Ni el arco iris con las alas selladas
Más bello que la parábola de un verso
La parábola tendida en puente nocturno de alma a alma

Nacida en todos los sitios donde pongo los ojos
Con la cabeza levantada
Y todo el cabello al viento
Eres más hermosa que el relincho de un potro en la montaña
Que la sirena de un barco que deja escapar toda su alma
Que un faro en la neblina buscando a quien salvar
Eres más hermosa que la golondrina atravesada por el viento
Eres el ruido del mar en verano
Eres el ruido de una calle populosa llena de admiración

Mi gloria está en tus ojos
Vestida del lujo de tus ojos y de su brillo interno
Estoy sentado en el rincón más sensible de tu mirada
Bajo el silencio estético de inmóviles pestañas
Viene saliendo un augurio del fondo de tus ojos
Y un viento de océano ondula tus pupilas

Nada se compara a esa leyenda de semillas que deja tu presencia
A esa voz que busca un astro muerto que volver a la vida
Tu voz hace un imperio en el espacio
Y esa mano que se levanta en ti como si fuera a colgar soles en el aire
Y ese mirar que escribe mundos en el infinito
Y esa cabeza que se dobla para escuchar un murmullo en la eternidad
Y ese pie que es la fiesta de los caminos encadenados
Y esos párpados donde vienen a vararse las centellas del éter
Y ese beso que hincha la proa de tus labios
Y esa sonrisa como un estandarte al frente de tu vida
Y ese secreto que dirige las mareas de tu pecho
Dormido a la sombra de tus senos

Si tú murieras
Las estrellas a pesar de su lámpara encendida
Perderían el camino
¿Qué sería del universo?

Paso en Falso



Exelente blog!

LAST BLUES, TO BE READ SOME DAY




Era sólo un galanteo,
seguramente lo sabías,
alguien fue herido
hace mucho tiempo.
Todo está igual,
el tiempo ha pasado,
un día llegaste,
un día morirás.
Alguien murió
hace muchotiempo,
alguien que intentó,
pero no supo.

Versión de Carles José i Solsora

miércoles, febrero 8

Palabra


Más que tomar la palabra, habría preferido verme envuelto por ella y transportado más allá de todo posible inicio. Me habría gustado darme cuenta de que en el momento de ponerme a hablar ya me precedía una voz sin nombre desde hacía ya mucho tiempo: me habría bastado entonces encadenar, proseguir la frase, introducirme sin ser advertido en sus intersticios, como si ella me hubiera hecho señas quedándose, un momento, interrumpida. No habría habido por tanto inicio; y en lugar de ser aquel de quién procede el discurso, yo sería más bien una pequeña laguna en el azar de su desarrollo, el punto de su posible desaparición.

Michel Foucault "De lenguaje y literatura"

martes, febrero 7

Tratado




Lo propio del sofista, según Aristófanes, es inventar razones nuevas. Procuremos inventar pasiones nuevas, o reproducir las viejas con pareja intensidad. Analizo una vez más esta conclusión, de raíz pascaliana: la verdadera creencia está entre la superstición y el libertinaje.
José Lezama Lima, Tratados en La Habana.

lunes, febrero 6

[][Envuelta en la eternidad][]

[][Envuelta en la eternidad][]

domingo, febrero 5

Hagamos un trato - Benedetti

Cuando sientas tu herida sangrar cuando sientas tu voz sollozar cuenta conmigo
(de una canción de Carlos Puebla)

Compañera
usted sabe
que puede contar
conmigo
no hasta dos
o hasta diez
sino contar
conmigo

si alguna vez
advierte
que la miro a los ojos
y una veta de amor
reconoce en los míos
no alerte sus fusiles
ni piense qué delirio
a pesar de la veta
o tal vez porque existe
usted puede contar
conmigo

si otras veces
me encuentra
huraño sin motivo
no piense qué flojera
igual puede contar
conmigo

pero hagamos un trato
yo quisiera contar
con usted
es tan lindo
saber que usted existe
uno se siente vivo
y cuando digo esto
quiero decir contar
aunque sea hasta dos
aunque sea hasta cinco
no ya para que acuda
presurosa en mi auxilio
sino para saber
a ciencia cierta
que usted sabe que puede
contar conmigo

http://sololiteratura.com/ben/hagamosuntratovoz.ra

sábado, febrero 4

Me Dueles - Sabines



Mansamente, insoportablemente, me dueles.
Toma mi cabeza. Córtame el cuello.
Nada queda de mí después de este amor.
Entre los escombros de mi alma, búscame,
escúchame.
En algún sitio, mi voz sobreviviente, llama,
pide tu asombro, tu iluminado silencio.

Atravesando muros, atmósferas, edades,
tu rostro (tu rostro que parece que fuera cierto)
viene desde la muerte, desde antes
del primer día que despertara al mundo.

¡Qué claridad de rostro, qué ternura
de luz ensimismada,
qué dibujo de miel sobre hojas de agua!

Amo tus ojos, amo, amo tus ojos.
Soy como el hijo de tus ojos,
como una gota de tus ojos soy.
Levántame. De entre tus pies levántame, recógeme,
del suelo, de la sombra que pisas,
del rincón de tu cuarto que nunca ves en sueños.
Levántame. Porque he caído de tus manos
y quiero vivir, vivir, vivir.

http://www.sololiteratura.com/sab/sabmedueles.ram

miércoles, febrero 1

sin plumas

sin plumas

MOLESKINE

MOLESKINE

editorial zignos

editorial zignos

Jabalí


Al ver Citera (1) a Adonis muerto ya, con el pelo en desorden y la mejilla lívida, ordenó a los Amores conducir el jabalí a su presencia. Ellos, luego de recorrer prestamente con sus alas todo el bosque, el jabalí horrible descubrieron y lo ataron y trabaron. Éste tiraba de él, cautivo, con una soga sujetándolo, aquél lo arreaba por detrás a fuerza de golpes con su arco. Y la bestia marchaba temerosa, porque tenía miedo de Citera. Y Afrodita le dijo: “De las fieras todas la peor, ¿tú este muslo fuiste a herir? ¿Tú a mi esposo golpeaste?” Y la bestia así le habló: “Te juro, Citera, por ti mismo y por tu esposo, por estas cuerdas que me atan y por estos cazadores, que a tu bello esposo yo no quise herir, sino que cual estatua lo vi, y, sin poder soportar tales ardores, me volví loco por besar el muslo que tenías desnudo. Díctame sentencia justa (2): ¡toma estos colmillos, Cipris, córtalos, castígalos! Pues ¿a qué llevar inútilmente mis colmillos enamorados? Mas, si esto no te basta, córtame también los labios: pues ¿por qué a darle un beso me atreví?” Y Cipris le tuvo compasión y dijo a los Amores que sus ataduras desataran. Y desde entonces él la acompañaba y al bosque no acudía, y, acercándose al fuego, quemaba sus colmillos (3).

Notas:
(1) Afrodita: Cf. ya probablemente la misma advocación en Bion, Endecha por Adonis 35
(2) El texto en este punto es muy dudoso. Traduzco según una propuesta de Ahrens, aceptada por muchos editores.
(3) “Quemaba a los Amores” dice el sorprendente final en el manuscrito, que los editores suelen corregir. Tal vez el autor haya querido significar, de modo muy artificioso desde luego, que el jabalí se impone el castigo de quemar (la pasión de) sus defensas, es decir, sus colmillos enamorados.


View My Stats

script LANGUAGE="JavaScript">