martes, enero 31

Sciacia

Dijiste hace años: En el fondo soy un asunto de luz.
Y ahora todavía al apoyarte en la ancha espalda del sueño,
aun cuando te hunden en el pecho aletargado del pronto,
buscas rincones donde el negro se ha gastado y no resiste,
buscas a tientas la daga destinada
a perforar tu corazón y abrirlo a la luz.


lunes, enero 30

Pablo Antonio Cuadra


Esta es la casa que he perdido
habito en ella en sueños
y no quisiera hablar de ella después que todo
ha sido consumado.

Mis hijos han edificado sus casas en Babilonia
y yo atravieso el desierto para pasar veladas con ellos
escuchando afuera, al borde de la puerta impotente
el ruidoso río de automóviles que filtra sus aguas turbias en el umbral.

Hablamos de esto y de lo otro en la apretada salita
como conspiradores bajo el sofocante
y ordenado itinerario de los relojes
porque todos trabajan, duramente,
invirtiendo su vida en el negocio de perderla
y llegan llenos de cifras como los carpinteros de virutas
fatigados de información. Entonces,
si yo recuerdo
si fácilmente caigo en las viejas historias
si abro para ellos las puertas de la casa
abren los ojos y me reconfortan con su alegría
--piensan tal vez que es posible el retorno--
porque ellos vivieron, ellos nacieron
y se criaron en la casa que perdimos
en la vieja casa grande junto al río
donde yo vuelvo ahora
donde yo vuelvo siempre
apenas cae un poco de sueño en mis ojos vacíos.

Poema Flash

http://www.sudakarock.com/agendadepoesia/paginapoemaflash1.htm

Estatua Viva - MVLL


Cierto:
sufro a veces
por
mi mudez
y mi inmovilidad.
En los veranos
calurosos
me gustaría
refrescarme
en el estanque
de los patos
y en los inviernos
cantar
entonadas melodías
o recitarle
un poema romántico
a la luna.
Son sueños
imposibles,
como partir
en expedición
al polo norte
o susurrarle en
el oído
palabras tiernas
a esa muchacha
pelirroja
que contempla
la geografía
de las nubes
y suspira.

sábado, enero 28

Zen

Joshu preguntó a Nansen: “¿Cuál es el camino?”
“La mente ordinaria es el camino” respondió Nansen.
“¿Es posible estudiarla” preguntó Joshu.
“Si intentas estudiarla, te separaras de ella” dijo Nansen.
“Si no puedo estudiarla, ¿cómo sabré cual es el camino?” preguntó Joshu.
“El camino no es cosa de saber o no saber” explicó Nansen “saber es ilusión, no saber es confusión. Cuando has alcanzado el verdadero Camino, mas allá de la duda, lo encontraras tan vasto e ilimitado como el espacio exterior. ¿Como puede hablarse de el espacio exterior al nivel de correcto o equivocado?”

El mundo se va a acabar


El mundo se va a acabar,
el mundo se va a acabar
si un día me has de querer
te debes apresurar.

jueves, enero 26

Marco Aurelio - Meditaciones

.

.

.

.

.

.

.

.

.

¿Te distraen los acontecimientos exteriores? Ofrécete reposo para aprender algo bueno y dejar de dar tumbos. Pero entonces también hay que guardarse de otro extravío: en efecto, cometen también tonterías los que por culpa de sus actos están cansados de vivir y no tienen objetivo al que dirigir de una vez por todas todo impulso y representación.

Baldio


Relato mesopotámico del diluvio

En cuanto apareció la aurora, subió un negro nubarrón desde el fondo del cielo. Adad tronaba en su seno. Sulat y Hanús iban delante de él. Nergal arrancó las barras (de las esclusas); Ninurta lo acompañaba derribando los diques. Los Annunaqui levantaron sus antorchas, incendiando la tierra con sus resplandores. La cólera de Adad alcanzó hasta los cielos, cambiando en tiniebla lo que era luz... Durante todo un día sopló la tormenta. Soplaba veloz, sumergiendo las montañas, abatiéndose sobre los hombres como una batala: nadie veía ya a su hermano, nadie reconocía a nadie ya bajo los cielos. Los dioses quedaron aterrados por el Diluvio. Huyeron, y subieron hasta el cielo de Anú. Los dioses, acurrucados como perros, se agazaparon contra el muro de circunvalación. Istar gritaba como una mujer en dolores de parto; la Señora de los dioses, de bella voz, clamaba: "¡Ay! ¡En lodo se han transformado los días de antaño!"

Tableta 11, 96-118

martes, enero 10

V - Abril Medina

V

Que estás muerto
que sigues muerto cuando no hablas y cuando hablas también
y cuando ríes estás más muerto que cuando callas y si te duermes te sueño muerto porque tu respiración es queda y eres cuerpo
frío
todas las tardes

en las madrugadas sigues muerto y hueles a carne y a moscas
hueles como tres animales olerían apilados en un cuarto sin puertas ni aire

que sigues muerto cuando despiertas y te rascas el cuello y toses un poco

cuando grito furiosa y golpeo el armario no importa porque estás muerto
y es como si dentro hubiese tres tumbas para enterrarte en el patio
y en la casa
y en mi cuerpo

porque aún cuando me tocas estás muerto
por eso yo me toco y es más cómodo así
después ando mirando al suelo por la calle preguntando a ratos cómo sigues
y sigues muerto

las aves no hablan porque es faltar al juramento de su trino
de su graznar que reza con la frase donde nada cambia
y tu duermes en pozos más oscuros cada vez

pregunto al insecto que me habita la cueva del oído y no contesta
finge autismo para no explicar lo que dicen las cuerdas
gusanos bucales que me lastiman ahora que estás más muerto que nunca y dicen
así:

no escuches
no toques
no veas la sombra que cubre al muerto
porque también es capa sujeta a tu espalda
y nicho que ahoga la carne
carne muerta que te cubren tres tumbas
muerta cuando hablas y cuando no hablas también
y cuando ríes estás más muerta
aún más muerta
que cuando callas

la lengua homicida
la mente rabiosa
los puños sangrados con golpes de muerta

Roberto Juarroz - Poesía Vertical



El centro del amor
no siempre coincide con el centro de la vida.
Ambos centros se buscan entonces
como dos animales atribulados.
Pero casi nunca se encuentran,
porque la clave de la coincidencia es otra:
nacer juntos.
Nacer juntos,como debieran nacer y morir
todos los amantes.


View My Stats

script LANGUAGE="JavaScript">