lunes, diciembre 26

Etreum o Roma

Cómo iba adivinar
cuanto soñaba
tu mano hasta donde alcanzaba
donde terminaba
el ciego
amor

y joven y precoz se oculta
el rostro
la sonrisa

en otra mano imparcial y tibia

cómo iba a adivinar el escarceo
el temblor la ruta
sucia sed de sangre de oscuro cuerpo

y decir
adiós y adiós. basta.

Leticia Cortes - Poema

Talleres Artesano





Cuando el jaguar cierra los ojos

el guerrero mira

(mirar no es abrir los ojos)

La creación es

visible.

El río subterráneo guarda

en sus entrañas

peces de luz

absueltos

por la arena.

Hay

en cada fósil

el canto de un manatí.

El jaguar cierra los ojos.

(cerrar los ojos

no es dejar de mirar)

El guerrero entonces

mira y parpadea

(parpadear no es abrir

y cerrar los ojos)

En los escalones de

la pirámide

emplumada la serpiente

llorando baja.

El canto del guerrero

es una colisión de vocales.

Hay un cielo improvisado

para ti.

Una piedra en el pecho

del escarabajo

que atrapa el alma

de un guerrero.

Te cuida

antes de morir.

Y luego

regresa

al alma

de las cuevas líquidas,

subterráneas.



Leticia Cortés


View My Stats

script LANGUAGE="JavaScript">