sábado, noviembre 12

s/t

Yo conozco las barcas hacía donde crece el mar.
Es de ello que te hablo. De la belleza
de la mujer domando los caballos,
conduciendo los viajes largos.
Del silencio del rubor. De la idea
que brota en el centro de los valles
y se tiende en los muros en las selvas.
Es de ello que te hablo. Y callo.


View My Stats

script LANGUAGE="JavaScript">